Pizza de queso fresco, nueces y miel

  • DificultadBaja
  • Tiempo total35 mins
  • Comensales4 Personas
Pizza de queso fresco, nueces y miel

Margarita, cuatro estaciones, cuatro quesos... Nos gustan las pizzas italianas tradicionales y podríamos hacer cualquiera de ellas en casa, pero en esta ocasión hemos optado por proponeros una pizza muy original.

Además de deliciosa, es rápida y fácil de hacer, porque no tiene ninguna complicación. Para empezar, no es necesario hacer la masa: con una masa de pizza refrigerada es suficiente y el resultado es estupendo. Se trata de la pizza de queso fresco, a la que le vamos a añadir unas nueces y un toque de miel. El secreto está en la calidad de los ingredientes, que son pocos, pero todos sabrosísimos. Con ellos conseguiréis una pizza con una combinación de sabores mezcla de dulce y salado, muy rica y diferente. ¡Que la disfrutéis!

Ingredients

 1 masa de pizza refrigerada
 250 g de queso fresco de cabra
 100 g de nueces peladas
 2 cucharadas de miel

Directions

1

Precalentar el horno a 220 ºC

2

Extender la masa de pizza sobre una bandeja forrada con papel de horno. Luego, desmigar 200 gramos de queso de cabra y repartirlo de manera uniforme sobre la masa.

3

Partir las nueces en cuartos y distribuirlas también por toda la masa.

4

Hornear la pizza siguiendo las instrucciones del fabricante de la masa en cuanto a temperatura (unos 180 ºC) y tiempo de cocción (alrededor de 15 minutos, comprobando que no se queme).

5

Cuando la pizza esté lista, retirarla del horno y añadir el resto del queso, también desmigado. Por último, agregar la miel por encima. Opcionalmente, se puede decorar con albahaca picada.

Pizza de queso fresco, nueces y miel

1 masa de pizza refrigerada
250 g de queso fresco de cabra
100 g de nueces peladas
2 cucharadas de miel
1

Precalentar el horno a 220 ºC

2

Extender la masa de pizza sobre una bandeja forrada con papel de horno. Luego, desmigar 200 gramos de queso de cabra y repartirlo de manera uniforme sobre la masa.

3

Partir las nueces en cuartos y distribuirlas también por toda la masa.

4

Hornear la pizza siguiendo las instrucciones del fabricante de la masa en cuanto a temperatura (unos 180 ºC) y tiempo de cocción (alrededor de 15 minutos, comprobando que no se queme).

5

Cuando la pizza esté lista, retirarla del horno y añadir el resto del queso, también desmigado. Por último, agregar la miel por encima. Opcionalmente, se puede decorar con albahaca picada.