Milhojas de fresa

  • DificultadMedia
  • Tiempo total45 mins
  • Comensales4 Personas
Milhojas de fresa

Si queréis aprender a hacer un postre fácil y rápido con hojaldre, esta receta de milhojas de fresa es ideal para vosotros.

¿Creéis que los postres de hojaldre son solo aptos para las pastelerías? En absoluto. La receta que os ofrecemos a continuación es muy sencilla y resultona. Con una masa de hojaldre refrigerada, unas cuantas fresas y muy pocos ingredientes más, conseguiréis hacer un postre que se convertirá en uno de los dulces favoritos de toda la familia. ¡Ya lo veréis!

Ingredients

 1 lámina de masa de hojaldre refrigerada
 1 huevo
 4 cucharadas de azúcar
 500 ml de nata para montar
 100 de azúcar glas
 1 cucharada de esencia de vainilla
 100 g de fresas

Directions

1

Poner la masa de hojaldre sobre una superficie limpia y aplanarla con el rodillo. Espolvorear el azúcar por encima y volver a pasar el rodillo para que se adhiera a la masa.

2

Batir el huevo en un bol y, con un pincel, pintar la masa con él.

3

Colocar la masa en una bandeja de hornear cubierta con papel de horno y ponerla a cocer 20 minutos a 180 ºC, hasta que queda dorada. Después, retirarla del horno, dejarla enfriar y cortarla en rectángulos regulares.

4

Mientras se cuece la masa, preparar la nata montada: poner la nata en el vaso de la batidora eléctrica, añadir el azúcar glas y la vainilla y batir hasta que quede montada. Si no se dispone de batidora eléctrica, montarla a mano.

5

Lavar las fresas y cortarlas en láminas finas de un grosor regular y reservarlas.

6

Poner una pieza de la pasta de hojaldre en un plato. Con una manga pastelera, añadir la nata y, encima, poner las fresas. Tapar con otra lámina de hojaldre y repetir el proceso hasta conseguir la altura que deseemos. Para una buena presentación, mejor servir el plato en porciones individuales.

Milhojas de fresa

1 lámina de masa de hojaldre refrigerada
1 huevo
4 cucharadas de azúcar
500 ml de nata para montar
100g de azúcar glas
1 cucharada de esencia de vainilla
100 g de fresas
1

Poner la masa de hojaldre sobre una superficie limpia y aplanarla con el rodillo. Espolvorear el azúcar por encima y volver a pasar el rodillo para que se adhiera a la masa.

2

Batir el huevo en un bol y, con un pincel, pintar la masa con él.

3

Colocar la masa en una bandeja de hornear cubierta con papel de horno y ponerla a cocer 20 minutos a 180 ºC, hasta que queda dorada. Después, retirarla del horno, dejarla enfriar y cortarla en rectángulos regulares.

4

Mientras se cuece la masa, preparar la nata montada: poner la nata en el vaso de la batidora eléctrica, añadir el azúcar glas y la vainilla y batir hasta que quede montada. Si no se dispone de batidora eléctrica, montarla a mano.

5

Lavar las fresas y cortarlas en láminas finas de un grosor regular y reservarlas.

6

Poner una pieza de la pasta de hojaldre en un plato. Con una manga pastelera, añadir la nata y, encima, poner las fresas. Tapar con otra lámina de hojaldre y repetir el proceso hasta conseguir la altura que deseemos. Para una buena presentación, mejor servir el plato en porciones individuales.