Crema de coliflor con jengibre

  • DificultadBaja
  • Tiempo total15 mins
  • Comensales4 Personas

La coliflor es una hortaliza crujiente con muchas propiedades y un sabor característico que, a veces, cuesta de combinar. Pero la verdad es que hay muchas maneras de disfrutar de la coliflor: podemos preparar coliflor con bechamel, rebozada, asada… ¡o en crema!

Preparar una crema de coliflor es muy sencillo. Además de ser una receta vegana, es una preparación ligera, ideal tanto para el almuerzo como para la cena. Pero la verdad es que, en ocasiones, la crema de coliflor nos puede parecer algo sosa, ya que no tiene tantos matices de sabor como otras recetas. En estos casos, podemos recurrir a algunos trucos para dar sabor a la crema de coliflor sin necesidad de añadir más sal o de hacer mezclas imposibles.

Para ello, vamos a recurrir a un ingrediente muy utilizado en la cocina asiática, que aquí también conocemos y que sabemos que tiene beneficios muy importantes para nuestra salud. Hablamos del jengibre, una raíz que solemos añadir rallada o en polvo a las recetas para darle un toque ligeramente picante y un aroma muy característico. El picante y el aroma son, precisamente, los dos beneficios que aportará el jengibre a la crema de coliflor. Podemos utilizar jengibre fresco y rallarlo, o podemos utilizar jengibre seco en polvo. Sea como sea, hay que vigilar con la cantidad, ya que se trata de un ingrediente de sabor fuerte.

Combinando la crema de coliflor con el jengibre disfrutaremos de un sabor y un aroma fantásticos para esta receta tan fácil de preparar y, además, convertiremos una crema saludable en una crema supersaludable, ya que combinaremos los beneficios de la coliflor con los que tiene el jengibre. ¡Que no son pocos!

Ingredients

 Aceite de oliva
 400 ml de agua
 18 g de jengibre
 1 limón
 500 g de manzana
 400 g de coliflor

Directions

Crema de coliflor con jengibre

Aceite de oliva
400 ml de agua
18 g de jengibre
1 limón
500 g de manzana
400 g de coliflor