Los orígenes del fútbol en Europa

27 Octubre, 2017

Los orígenes del fútbol en Europa


1863 fue un año clave en el futuro del fútbol como deporte. Ese año, en Inglaterra, se consumó la escisión definitiva entre el rugby y el fútbol, este último representado por una organización denominada Association Football (AF). Hasta esa fecha, las reglas del fútbol estaban basadas en las del rugby hasta el punto de que las diferencias entre ambos deportes eran escasas y poco tenían que ver con el fútbol que conocemos hoy en día. Básicamente, la gran diferencia entre ambos hasta la redacción de las reglas de la AF era que en el fútbol se limitaba el uso de las manos, pero no se prohibía en determinadas circunstancia del juego. En 1863, concretamente el 26 de octubre, la creación de un reglamento de fútbol en la taberna Freemasons de Londres sentó las bases del deporte que hoy conocemos y lo alejó definitivamente del fútbol-rugby que hasta entonces había sido hegemónico.

Hasta esa fecha, todo lo relevante sobre el desarrollo del fútbol sucedió en las islas británicas. En 1871 la AF contaba con 50 clubs afiliados y un año después se disputó la primera competición: la copa inglesa. En 1873 nació la Asociación Escocesa de Fútbol; en 1875, se fundó la del País de Gales y, en 1880 fue el turno de la irlandesa. El deporte ganó adeptos con gran rapidez en las islas hasta hacerse muy popular. Esa popularidad sería determinante en su extensión por todo el continente y, en general por todo el mundo. El hecho de que Gran Bretaña fuera una potencia mundial con intereses comerciales y políticos en los cinco continentes fue otro elemento trascendente.

El protagonismo del comercio y la industria británica hacían que muchos de los ciudadanos del país viajaran a otros lugares del mundo e, incluso, se establecieran de manera permanente. Con ellos viajaron sus costumbres y, entre ellas, el fútbol ya era importante entre los más jóvenes. En España, por ejemplo, el fútbol llegó de la mano de los inmigrantes asentados en la minas de Río Tinto en Huelva y también a través del comercio con el puerto de Vigo. Los primeros proyectos españoles de algo parecido a un club de fútbol se crearon en Huelva, el Exiles Cable Club y el Rio Tinto Foot-Ball Club y todos sus jugadores eran británicos. Pronto, y siempre de la mano de británicos y de otros inmigrantes europeos, el fútbol se extiende entre los aficionados al deporte de todo el país.

Las primeras federaciones de fútbol no británicas fueron la holandesa y la danesa, ambas en 1889. Dos años después, Nueva Zelanda creo la suya y, en 1893, Argentina fue el primer país americano en fundar su asociación. A partir, de ese momento, el fútbol se organiza en medio mundo: Chile, Suiza y Bélgica (1895), Italia (1898), Alemania y Uruguay (1900), Hungría (1901), Noruega (1902), Suecia (1904), España (1905), Paraguay (1906) y Finlandia (1907).

La Federación Española de Fútbol en 1913 como resultado de la unión de dos asociaciones ya existentes, que organizaban competiciones paralelas, pero que no lograron el reconocimiento internacional. La Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA), que todavía hoy rige los designios de este deporte, no aceptó la inscripción de ninguna de las dos asociaciones ya que la normativa exigía una federación por país.

La FIFA había nacido en 1904 de manera un tanto precaria y con el apoyo de siete miembros fundadores, entre ellos España, que estuvo representada por el Madrid Foot-ball Club. El resto de países fueron Bélgica, Dinamarca, Francia, Holanda, Suecia y Suiza. Alemania, por su parte, anunció el mismo día de la fundación de la FIFA su deseo de afiliarse.

En 1930, la FIFA organizó el primer campeonato Mundial en Uruguay. Precisamente, el congreso en el que se decidió el país anfitrión se celebró en Barcelona en 1929, tal y como recoge la FIFA en su página web. El fútbol ya era un fenómeno global.

Ventajas relacionadas