Las lentejas, ¿Qué nos aportan?

02 Marzo, 2018

Las lentejas, ¿Qué nos aportan?


‘Lentejas, comida de viejas’, dice el refranero popular. ¿Piensas eso? ¿De verdad? ¡Pues ya va siendo hora de que actualizes tus referentes culinarios! Si eres de los que no tienes ni pizca de curiosidad por las legumbres en general y por las lentejas en particular, vamos a intentar remediarlo.

Las legumbres son un alimento muy asequible económicamente, rico en nutrientes y una fantástica fuente de proteínas que aumentan cuando se comen junto con cereales. ¿Lo sabías? Y de las lentejas, ¿qué conoces aparte de que aportan hierro? Son pequeñas pero sus beneficios nutricionales son enormes:

  1. Calcio, fibra, fósforo y zinc: el calcio y el fósforo de las lentejas ayudan a la formación y al buen funcionamiento de los músculos, así como a la formación y desarrollo de huesos y dientes. La fibra, como sabes, favorece el tránsito intestinal y evita el estreñimiento.
  2. Contienen hidratos de carbono: aportan energía a nuestro organismo para que lleve a cabo sus funciones vitales y además nos permiten desarrollar nuestra actividad física y cognitiva cotidiana.
  3. El magnesio: hace funcionar correctamente nuestro sistema nervioso y muscular, fortalece los huesos, hace que el ritmo cardíaco del corazón sea regular y protege la pared de los vasos sanguíneos. Además, interviene en el sistema inmunológico.
  4. Las proteínas: ayudan al sistema inmunitario, de hecho, contribuyen a la formación de músculo y su funcionamiento, y en la formación de enzimas y hormonas.
  5. Las vitaminas A, B y E:
  •   Las vitaminas A y E son antioxidantes e imprescindibles para un correcto desarrollo durante la etapa de crecimiento. Asimismo, protegen la visión y del ataque de patógenos, retrasan la aparición de enfermedades degenerativas y favorecen la correcta circulación de la sangre.
  •  Por su parte, la vitamina B ayuda a prevenir la anemia y los problemas en el desarrollo del feto, intervienen en el funcionamiento del sistema nervioso y del inmunológico, estabiliza el nivel de azúcar en sangre durante el embarazo, evita la formación de piedras en los riñones, combate el cansancio mental y físico, y es excelente para cuidar la vista.

Si se conservan en lugares frescos y secos, pueden durar años sin perder estas cualidades. Da igual que las tomes calientes, templadas o frías.

‘Lentejas, si quieres las comes y, si no, las dejas’, reza otro refrán. Después de conocer todas sus propiedades quizás deberías replantearte la respuesta.

Ventajas relacionadas