El jamón es un plato

16 Marzo, 2018

El jamón es un plato


¿Crees que el jamón puede considerarse una elaboración culinaria o, por magnífico que sea, una pierna de cerdo debe considerarse solo un ingrediente? La verdad es que si el animal ha estado bien criado y sus patas, bien curadas y con tiempo, el resultado será un alimento tan bueno que no necesitará cocción alguna. Ni siquiera pan, ni aceite, ni tomate de acompañantes. Así que, ya tienes la respuesta: el jamón es un plato. ¡Y menudo plato!

El jamón levanta pasiones dentro y fuera de nuestras fronteras. Incluso entre comensales que no acostumbran a incorporar carne en su dieta. Seguro que conoces a más de uno que hace una excepción cuando le pasan por delante un plato de jamón bien servido y bien cortado. Y es que, cuando gusta, gusta mucho, y comerlo es adictivo, casi un vicio.

¿Cuántas veces has pedido una tapa de jamón para picar en un restaurante? ¿Y cuántas lo has hecho por pura gula porqué no tenías hambre? Y en el mercado o en tu tienda de confianza, ¿cuántas veces has sucumbido a ‘un poquito de jamón’ que no estaba contemplado en la lista de la compra? ¿Y cuántas te lo has comido de camino a casa? Si te sonríes mientras lees esto, no hay duda, ¡eres un auténtico ‘jamón lover’!

De hecho, los puristas recomiendan comerlo tal cual, sin ningún aditamento, para apreciar todo su sabor. Mientras que los expertos en maridajes sugieren tener siempre al lado una copa de cava o fino para aumentarlo.

Como el vino, el jamón es un producto vivo. Y como el vino, no hay dos jamones iguales. Un mismo tipo de jamón de una misma marca no siempre sabe igual, por ello, los productores de jamón más reconocidos de España identifican sus piezas con añadas para que el consumidor pueda valorar los matices que se desprenden de cada una.

“En algunas ocasiones, elaborar un jamón cuesta cinco años de dedicación, desde la atención y el cuidado de los cerdos para que crezcan sanos y fuertes, pasando por la conservación en unas condiciones muy concretas para que el jamón se macere lentamente y acabando con un corte preciso para que se pueda degustar en las condiciones óptimas”. La cita es del empresario Enrique Tomás y está recogida en el libro ‘Grandes mentiras sobre el jamón’, editado en 2013 por Lunwerg.

¿Cómo no va ser un plato algo que se elabora con tanto mimo? Existen pocos placeres tan simples y deliciosos como comer una loncha de jamón con los dedos aunque, si quieres cocinarlo, también puedes. Ayúdate de los grandes como Joselito LAB una aplicación en formato web-app que reúne toda la información sobre el jamón (ibérico y no ibérico) y desarrolla nuevas fórmulas y recetas innovadoras para reinventar la manera tradicional de consumir el jamón. Platazos.

Ventajas relacionadas