La ensaladilla rusa, ¿es rusa?

16 Marzo, 2018

La ensaladilla rusa, ¿es rusa?


Para muchos, es la reina de las tapas y, en verano, es un plato recurrente en la mayoría de hogares. Y es que hay muy poca gente a la que no le guste una buena ensaladilla rusa casera, con su patata cocida al punto acompañada de verduras, huevo, atún y mayonesa. ¡Es toda una delicia!

¿Cuál es su origen?

Seguro que en alguna una ocasión te has preguntado si este plato tan típico en nuestro país es realmente originario de Rusia. Lo cierto es que procede de una receta creada por el chef belga Lucien Olivier.  En 1860, con tan solo 22 años, emigró a Rusia para abrir un restaurante al que bautizó con el nombre de Hermitage. En poco tiempo, se convirtió en uno de los establecimientos más famosos de Moscú.

En su carta destacaba especialmente una ensalada hecha con una base de patatas cocidas, a la que Olivier añadía una gran cantidad de productos gourmet (urogallo, esturión ahumado, cangrejo, caviar…). Todo ello aliñado con una especie de salsa mahonesa elaborada con un ingrediente que siempre mantuvo en secreto.

Tras la muerte de Olivier, la receta fue evolucionando. Con la revolución bolchevique, la ensaladilla empezó a incorporar ingredientes mucho más asequibles y saltó fronteras de la mano de algunos aristócratas rusos exiliados. En la mayoría de países se la conoce como “ensalada Olivier”, pero en España, en lugar de tomar el nombre de su autor, se impuso el origen.

Ensaladilla nacional

Como curiosidad, durante los años de la dictadura franquista en algunos ambientes se prohibió utilizar el nombre de ensaladilla rusa, ya que todo lo procedente de Rusia se asociaba con el comunismo. Así, se intentó rebautizar el plato con el nombre de “ensaladilla nacional” o “ensaladilla española”. Sin embargo, estas denominaciones no acabaron de cuajar y hoy en día todo el mundo la conoce como ensaladilla rusa o ensaladilla, a secas.  

Ventajas relacionadas