Dos técnicas para darle una pastilla a un gato

La veterinaria etóloga Julia López explica y demuestra en este vídeo dos técnicas que aplican los profesionales veterinarios, totalmente respetuosas con el bienestar animal, para resolver una de las tareas que los propietarios de gatos deben afrontar cuando toca administrar un tratamiento a su mascota y conseguir darle una pastilla sin riesgos de recibir mordeduras y arañazos. Aunque la situación ideal es poder esconder esa medicación en comida altamente palatable para que el gato la pueda ingerir de forma voluntaria, siempre es muy positivo aprender otras opciones que, en caso de que el gato se niegue a comer, le permitan tomar la medicación que le han prescrito en la consulta veterinaria.

“La primera técnica es coger la pastilla entre el dedo pulgar y el índice y utilizaremos el dedo corazón para abrir la boca. Con la otra mano envolveremos suavemente la cabeza del gato, la desplazaremos hacia atrás, abriremos la boca y administraremos la medicación. Haremos un suave masaje en la base del cuello para facilitar la deglución” demuestra la veterinaria.

La segunda técnica, que no sería adecuada si el gato se resiste, algo que ocurrirá con rapidez si es el caso, consiste en envolver suavemente al gato con una toalla o una manta “para que se sienta seguro y poder proceder a la administración de la medicación” enseña Julia López.