Las ventajas de comprar productos de proximidad

Las ventajas de comprar productos de temporada

No es solo una cuestión económica: comprar productos frescos de proximidad también es beneficioso para nuestra salud.

Hoy en día es muy fácil encontrar cualquier producto fresco, porque lo que no tienen en el supermercado lo hacen traer de fuera, pero merece la pena seguir la guía alimentaria, que nos indica que seleccionar productos de proximidad y de temporada es lo mejor para disfrutar de una alimentación saludable.

Los productos de temporada son aquellos que crecen de manera natural en una época determinada, sin necesidad de utilizar medios artificiales de cultivo, como el uso de invernaderos o de cámaras frigoríficas para alargar la vida útil de las frutas y las verduras. Por ejemplo, estas son algunas frutas y verduras de temporada:

  • Primavera: En primavera tenemos los fresones, las cerezas, los arándanos, las alcachofas, el hinojo y los guisantes, entre otros.
  • Verano: En verano destacan el melón, la sandía, el melocotón y el albaricoque, junto a hortalizas como el pepino y el calabacín.
  • Otoño: Las protagonistas del otoño son frutas como la granada, la manzana, la pera y los higos, junto a hortalizas como la calabaza y el boniato.
  • Invierno: En invierno destacamos los cítricos, como las naranjas, las mandarinas y los pomelos, y hortalizas como la coliflor, las acelgas y las coles de Bruselas.

Elegir productos de temporada y de proximidad tiene, además, algunas ventajas que cabe destacar:

  • Más sabor: La fruta de proximidad es mucho más sabrosa, ya que no ha pasado por cámaras de refrigeración, por invernaderos, aviones ni barcos, y no habrá sido sometida a técnicas de maduración y conservación que puedan hacerle perder el sabor.
  • En su punto: Las frutas y las verduras que se recogen en el punto de maduración adecuados conservan tanto el sabor como el aroma.
  • Más baratos: Puesto que los productos de proximidad no requieren tanto transporte, son más baratos.

Lo mejor de cada estación

Otra recomendación alimentaria que hay que tener presente es que seleccionar productos de temporada es también una forma de mantener la salud en plena forma. La naturaleza es muy sabia y de forma natural nos ofrece en cada estación lo que nuestro cuerpo necesita.

  • Contra los resfriados: En invierno, cuando nuestras defensas tienen que estar más fuertes que nunca, predominan las frutas y las verduras ricas en vitamina C.
  • Para refrescarnos: En pleno verano, cuando nos deshidratamos con mayor facilidad, llega el turno de las frutas ricas en agua y minerales, como el melocotón, la sandía y el melón.

Por lo tanto, lo mejor que podemos hacer para cuidarnos y llevar una alimentación saludable es seleccionar productos que sean de temporada.

Proteger al pequeño productor

La economía local también se beneficia del consumo de productos locales y de temporada. Cada vez somos más conscientes de la importancia de consumir productos de proximidad y, en este sentido, hay que tener en cuenta que los alimentos de temporada casi siempre son de proximidad. Con su compra, por tanto, garantizamos la supervivencia de los productores locales y el mantenimiento de nuestro patrimonio gastronómico.

Eso no significa que haya que renunciar a productos más exóticos, pero vale la pena tener presente la importancia de seleccionar productos de temporada para seguir una alimentación saludable. Esta tendría que ser nuestra guía alimentaria principal y algo que merece la pena tener presente cada vez que acudamos al supermercado o a los pequeños comercios a hacer la compra.