¿Qué nos aportan los frutos rojos?

¿Qué nos aportan los frutos rojos?

El consumo de arándanos, frambuesas, grosellas, fresas y otras frutas silvestres se ha incrementado en los últimos años, no solo por su sabor, muy apreciado en la elaboración de postres, sino también por los beneficios que ofrecen a nuestro organismo. Algunos son más que conocidos: el efecto antienvejecimiento y la prevención de problemas cardiovasculares son las ventajas que más destacan en este grupo de alimentos, pero hay muchas más que también son importantes para el cuerpo. Por este motivo es fácil encontrar en el supermercado frutos rojos frescos, confitados o congelados. Se trata de una tendencia que ha llegado para quedarse. Ahora que empieza el verano, ¡aprovechad para descubrir las características positivas de estos alimentos y disfrutadlos!

Beneficios generales

Ya hemos comentado que las frutas rojas o fruta del bosque destacan por sus propiedades antienvejecimiento y porque previenen diversos problemas del corazón, pero vamos a enumerar otras virtudes que conviene tener en cuenta:

  1. Mejoran notablemente la salud. Así lo afirman expertos que han estudiado estas frutas. Los frutos rojos contienen una gran cantidad de flavonoides y potentes antioxidantes, por lo que frenan el impacto del envejecimiento.
  2. Los frutos rojos son muy recomendables para complementar los tratamientos contra la artritis y otras inflamaciones por su poder antiinflamatorio.
  3. El secreto para saber si una fruta tiene muchos antioxidantes es la intensidad de su color. Así, los frutos rojos con un color intenso contienen estas propiedades en mayor cantidad que los otros.
  4. La alta composición en antioxidantes no solo sirve para reducir el impacto del envejecimiento, sino que tiene efectos muy positivos en el cuerpo: ayuda a reducir el colesterol, a cuidar de nuestra salud cardiovascular y a luchar contra los radicales libres, que debilitan nuestro organismo.
  5. Los componentes de las frutas rojas también resultan muy útiles ante casos de diabetes.
  6. Además, los frutos rojos destacan por su alto contenido en vitamina C, lo que permite reforzar las defensas del organismo ante posibles infecciones y, a la vez, favorece la absorción del hierro. Por esta última razón las frutas del bosque son recomendables para prevenir y mejorar la anemia.
  7. También destaca su contenido en manganeso, un mineral que contribuye a la regeneración de los huesos y de la sangre, nutre el cerebro, estimula la producción de las hormonas tiroideas y mejora el estado general de la piel y del cabello.

Estas cualidades de los frutos rojos son genéricas, pero cada tipo presenta unas propiedades determinadas. Por ello, vamos a desglosar este grupo de alimentos y a destacar los rasgos más importantes de cada fruta.

Arándanos

Los hay de diversas variedades, y los más conocidos son los azules y los rojos. Con altas cantidades de potasio, fósforo, magnesio y manganeso, además de las vitaminas C, A y E, los arándanos nos ofrecen los siguientes beneficios:

  • Alivian los problemas intestinales
  • Reducen el colesterol
  • Previenen las infecciones, sobre todo las urinarias
  • Mejoran la circulación sanguínea y los niveles de azúcar en sangre
  • Ayudan a combatir el estrés
  • Refuerzan el sistema inmunológico

Fresas

Además de ser una de las frutas preferidas para los postres, tienen un poder antioxidante muy potente y contienen unas cincuenta veces la cantidad diaria recomendada de vitamina E y unas veinte veces la de la vitamina C. También tienen estas otras propiedades:

  • Desintoxican el organismo y alivian los problemas digestivos
  • Favorecen la eliminación del ácido úrico, por lo que se recomiendan en casos de gota
  • Fortalecen los huesos, la piel, el cabello y los dientes y encías
  • Ayudan a regular la tensión arterial
  • Protegen la piel de los rayos UVA

Frambuesas

Con hierro, vitamina C, folato (que ayuda a nuestro sistema nervioso), fibra y flavonoides (compuestos de la actividad antioxidante), las frambuesas son pequeños tesoros que proporcionan beneficios notables:

  • Mejoran la salud ocular
  • Dan cuerpo y brillo al cabello
  • Mejoran el estado general de la piel
  • Alivian los trastornos renales
  • Ayudan a regular las reglas abundantes

Grosellas

Son especialmente ricas en vitamina C las variedades de grosella negra y roja, con cantidades más altas que algunos cítricos. Comparten varios nutrientes con sus hermanas, pero sus efectos para el cuerpo son algo diferentes:

  • Activan el metabolismo celular
  • Protegen las mucosas
  • Tranquilizan los nervios y mejoran el estado de ánimo
  • Favorecen la función cardíaca y la actividad muscular

Moras

Este fruto de sabor dulce y, a la vez, amargo tiene propiedades muy parecidas a otras frutas del bosque, pero las moras afectan de manera práctica a otros ámbitos del organismo. Su consumo es ideal por los siguientes motivos:

  • Mejoran el estado de varices y otros trastornos venosos
  • Tienen una acción antiinflamatoria sobre las mucosas
  • Alivian los estados nerviosos y reducen el estrés
  • Estimulan la actividad glandular
  • Refuerzan el tejido cognitivo

Algunas precauciones

Como ocurre con cualquier alimento, hay una serie de condiciones que se deben tener en cuenta en el momento de comer frutas del bosque:

  1. Si se padecen crisis asmáticas, no es recomendable comer arándanos, ya que contienen el mismo ácido que provoca alergia a estas personas.
  2. En caso de cálculos renales de origen oxálico, se debe restringir el consumo de arándanos y preparados con esta fruta.
  3. Las personas con alergia al ácido salicílico y, por tanto, a la aspirina, deben evitar comer arándanos y fresas, ya que presentan una cierta medida de este ácido.