Los mitos sobre el chocolate

Los mitos sobre el chocolate

El chocolate es uno de los alimentos más populares y, a la vez, que más leyendas urbanas genera acerca de sus propiedades y los efectos que tiene consumirlo

  • ¿Cuántas veces habremos oído eso de que el chocolate produce acné? ¿O lo de que es un afrodisíaco muy potente? A lo largo de los años, han surgido decenas de teorías alrededor del chocolate, muchas de ellas falsas. En la actualidad, muchas siguen presentes y la gente se ampara en ellas, lo cual da lugar a confusión y malentendidos.

En este artículo hemos querido desmontar todos estos mitos y desenterrar algunas verdades alrededor del chocolate. Te invitamos a continuar leyendo, porque vamos a explicar qué es realmente, cuáles son sus beneficios y los efectos que tiene este alimento tan apreciado.

  1. El chocolate provoca acné. Esta afirmación es muy popular y muy desacertada. No hay ningún estudio científico que correlacione el chocolate con el acné, ya que este se produce por un desajuste de las glándulas sebáceas debido a desbalances hormonales, la genética, el ciclo menstrual, algunos cosméticos y medicamentos o el exceso de humedad, entre otros.
  2. Es mejor escoger chocolate negro. Cierto. El chocolate negro tiene propiedades beneficiosas para la salud, como su efecto antioxidante. Además, tiene más poder saciante y menos azúcares que el chocolate con leche o el chocolate blanco.
  3. Provoca colesterol malo. A no ser que se consuma en grandes dosis, el chocolate, sobre todo si es negro, no tendría que aumentar los niveles de colesterol malo en el cuerpo. No hay estudios que demuestren que tenga un impacto negativo.
  4. Causa hiperactividad. Pese a que produce un cierto efecto energizante y calórico, debido a los alcaloides, grasas y azúcares que contiene, en los adultos con un buen estado de salud no resulta excitante y desde luego no provoca hiperactividad. Es importante destacar que la cafeína de un café es mucho más estimulante que una porción de chocolate negro. Y en el caso de los niños, que cualquier bebida carbonatada o los productos altamente azucarados tienen más efecto excitante que no un poco de chocolate de calidad.
  5. Es adictivo. Lo que es adictivo es el azúcar que contiene. Por ello, es aconsejable comer chocolate negro con una mínima cantidad de azúcar. Mucha gente se siente satisfecha tras consumir solo un poco de este tipo de chocolate, ya que, con independencia de sus efectos beneficiosos, también sirve para saciar el ansia de dulce que alguna vez nos acecha.
  6. El cacao es lo mismo que el chocolate. No. El árbol del cacao se descubrió hace más de dos mil años en Mesoamérica. Su fruto se puede emplear para crear el chocolate, pero también tiene otros usos. Cuando los colonizadores españoles lo trajeron a Europa fue cuando se le empezó a añadir azúcar para hacerlo menos amargo, ya que los aztecas, los mayas y los incas lo consumían más puro, en forma de bebida.
  7. Ayuda a combatir la depresión. No hay estudios científicos que demuestren que el chocolate tiene un efecto antidepresivo. Lo que sí es verdad es que, el consumo de chocolate se relaciona con la secreción de serotonina, una hormona que produce sensación de bienestar.
  8. Es afrodisíaco. Realmente no. Lo que sí tiene el chocolate es un contexto cultural que lo ha cargado de una connotación más sensual: le hemos dado esta carga a las fresas con chocolate, o al dejar deshacerse un bombón en la boca lentamente. Pero más allá de estas connotaciones socioculturales, no hay prueba científica de que el chocolate estimule el deseo sexual.
  9. Engorda. Si nos comemos una onza de chocolate, no nos va a suponer un incremento de peso. En moderación y escogiendo un chocolate negro de calidad con un alto porcentaje de cacao y sin azúcares añadidos, no hay problema.
  10. El chocolate blanco es igual que el negro. Falso. En realidad, el chocolate blanco ni siquiera sería chocolate, ya que está hecho con manteca de cacao, azúcar y sólidos de la leche. Por no ser, ni siquiera es saludable.

En conclusión, es importante recordar que el chocolate más beneficioso es el negro. Cuanta más cantidad de cacao contenga y menos de azúcar, mucho mejor. Los sucedáneos, como el chocolate blanco o los chocolates con leche y mucho azúcar, no son muy recomendables para nuestra salud.