Para qué sirven y cuándo utilizar las diferentes funciones del horno

Para qué sirven y cuándo utilizar las diferentes funciones del horno

Si te familiarizas con todas las funciones de que dispone el horno, podrás sacarle el mejor partido a tus platos.

A día de hoy, el horno sigue siendo uno de los grandes olvidados de la cocina. Apenas se usa, si bien es cierto que en verano está justificado, porque con el calor no apetece mucho encenderlo. Pero la verdad es que cocinar al horno es limpio, sencillo, ahorra tiempo y espacio, y además permite preparar prácticamente los mismos platos que cuando se cocina entre fogones. Eso sí, hay que saber cómo utilizar cada una de sus funciones.

Continuamente aparecen electrodomésticos cuyas modalidades se han modernizado; sin embargo, la mayoría de los hornos que tenemos en casa cumplen con su cometido de manera fantástica y no necesitan ningún extra. Es más: es muy posible que todavía no conozcas algunas de sus funciones. Y es una pena, porque una vez que descubras lo que el horno puede hacer, ¡seguro que lo usas mucho más!

Para empezar, debemos situarnos. La mayoría de los hornos tienen tres ruedecitas. La de la derecha suele ser la de la temperatura; la de en medio, el temporizador; y la de la izquierda es la que nos muestra los distintos modos de cocción. Esta es la que nos interesa. Veamos a continuación cuáles son las funciones que casi cualquier horno tiene hoy día, y cuál hay que usar en función del tipo de plato que queramos cocinar.

Funciones básicas

  • Grill o gratinador: es la función perfecta para gratinar o dorar, y aparece como una línea con pequeños triángulos que apuntan hacia abajo. Si quieres darle a tus platos ese toque tostadito y crujiente, o quieres deshacer queso por encima, esta es tu función.
  • Grill con ventilador: lo mismo que el anterior, pero aquí se le añade aire, lo que resulta perfecto para cocer piezas de carne o pescado, que queden bien hechas por dentro pero doradas por fuera. El grill con ventilador evita que se acumule mucha humedad en el momento de la cocción, de manera que conseguimos un mejor asado.
  • Calor arriba: aparece como una barra superior y, tal y como nos podemos imaginar, es para recetas que no requieren cocción uniforme en todas sus partes. Esta función permite que las piezas que cocinamos se doren en su superficie.
  • Calor abajo: esta función viene representada por un icono con una barra inferior. La usaremos cuando queramos lograr un fundido similar al que proporciona el baño María, por ejemplo con quesos, chocolate, etc.; para dar un buen acabado por debajo a algunos platos y hacer que su base quede crujiente (perfecto en pizzas y dulces) o para mantener el calor en un guiso a fuego lento.
  • Cocción arriba y abajo: esta función combina la cocción superior y la inferior. Al no tener ventilador, el calor no se reparte de forma homogénea sino que se acumula un poco más en esas dos partes. Esta función es, de hecho, una de las más tradicionales, y es muy buena para asados de piezas jugosas, carnes que tengan algo más de grasa, pan, etc. Si tienes prisa, esta función igual no es para ti, puesto que la cocción puede tomar algo más de tiempo.
  • Cocción arriba y abajo con ventilador: al igual que la anterior, se combina el calor de arriba y abajo, pero el hecho de que incorpore la función del ventilador hace que el aire circule por todo el horno, lo que da lugar a una cocción más rápida y homogénea. Es conveniente elegir esta opción del horno para cualquier alimento que requiera una cocción total en todas sus partes, como pueden ser las verduras rellenas (sobre todo, los pimientos), las pizzas, los guisos y estofados en cazuela, etc.
  • Descongelar: dependiendo de cada horno, el icono será uno u otro: puede aparecer o bien un copo de nieve o bien una gota con una especie de asterisco debajo. Al contrario de lo que sucede en el microondas, descongelar en el horno permite que los alimentos no se cuezan ni pierdan jugos, ya que están sometidos a un ligero calor constante. Lo ideal es descongelar los alimentos a unos 50 ºC y situarlos en una bandeja a altura media.
  • Autolimpieza o pirólisis: el icono es un recuadro en cuyo interior aparecen unos cuadraditos o unos circulitos. Es una función que te permite olvidarte de limpiar el horno, ya que, si la usas, el horno alcanza temperaturas de unos 500 ºC, con lo que cualquier resto que quede se elimina fácilmente; solo tendrás que pasarle un trapo después, cosa que facilita mucho todo el trabajo.

Recuerda que esta lista no es exhaustiva. Verás que cada horno puede tener otras funciones específicas, así que te recomendamos que le eches un vistazo al manual de instrucciones, donde todas ellas vienen explicadas de manera sencilla y resumida. Si te acostumbras a usar el horno y a sacarle el máximo partido a lo que puede ofrecerte, verás que tus habilidades culinarias mejoran todavía más.