Las especias que dan sabor a vuestras Navidades

Las especias que dan sabor a vuestras Navidades

Es casi imposible pensar en la cocina sin sal o pimienta, pero, os lo aseguramos, hay vida más allá de estas especias. ¿Por qué no atreverse estas fiestas con alguna de las 10 especias que os proponemos?

 Si hablamos de especias, existen muchísimas variedades. Algunas son más nuevas en nuestra cocina, y otras llevan miles de años con nosotros.  Aún así, lo más importante a tener en cuenta para elegir una especia de calidad es el aroma, color y sabor.

  • Nuez moscada. Hay que guardarla entera y rallarla al momento de usarla, porque así se aprovecha mucho mejor la aroma. Sin embargo, también se puede comprar en polvo en muchos supermercados. Su sabor es parecido a una pimienta dulce con aromas a madera, y en la cocina occidental se usa sobretodo para potenciar la bechamel.
  • Chile molido. Los hay de muchas variedades, pero normalmente proviene de pimientos picantes. Estos tienen en menor o mayor grado, capsaicina, un componente que le le aporta un sabor picante. Se puede añadir un poco en sofritos, tacos, guisos, etc.
  • Anís estrellado. Originario del sudeste asiático, se añade todo a las salsas, las sopas y los guisos, pero siempre con moderación. La fuerte aroma recuerda al del anís y el hinojo, y su sabor, ligeramente dulce, es parecido al del regaliz.
  • Clavo. Endémico de las islas Molucas, hoy nos llega de Tanzania y Madagascar. Liga muy bien con legumbres y carne. Es importante recordar que su aroma y sabor son extremadamente fuertes y picantes.
  • Curry. Mezcla originaria de la India. Se hace con comino, jengibre, cilantro, canela, nuez moscada, mostaza, pimienta y clavo. Los hay más picantes y menos, pero como se trata de desnuda mezcla, su sabor es muy peculiar.
  • Cardamomo. Es una de las especias más caras, de fragancia muy fina, que liga muy bien con platos de carne y con postres dulces. Tiene propiedades afrodisíacas. También es muy usado en coctelería. Su sabor es intenso, sofisticado y afrutado.
  • Canela. Es la corteza interior del canelo y una de las especias más antiguas, ya que se han encontrado referencias de hace más de 5.000 años en China. Se añade a platos dulces como salados para aromatizar la receta. En general, es una especia dulce que recuerda al aroma de la madera.
  • Pimienta rosa. Aunque no es una pimienta desde el punto de vista botánico, comparte las propiedades picantes (suaves, en este caso). Da un color muy atractivo a los platos en los que se utiliza, sin aportar tanto picante como la pimienta negra. Esto se debe a su sabor afrutado. En cocina se utiliza igual que la pimienta negra.
  • Azafrán. Se cultiva en la Península Ibérica desde el siglo X y es una de las especias más difíciles de cultivar, lo que la convierte en una de las más caras. Conviene guardarlo en la nevera. Es muy usado para hacer fondos de salsas y sofritos, también por el color amarillo que aporta.
  • Perejil. Tanto si es fresco como si es seco, se puede añadir a ensaladas, sopas y estofados. Podéis crear vuestra propia conserva de perejil si lo picáis y lo congelais. En boca, aporta sabores frescos, y según algunas personas, también anisados.

Finalmente, es imprescindible usar las especias con equilibrio, ya que pasarse con ellas puede matar el sabor de los otros productos , y este no es el efecto que deseamos cuando añadimos estos condimentos. Tampoco os olvidéis de guardarlas en un lugar fresco y seco, porque así conservan mejor todas sus propiedades aromáticas.