Tres escapadas gastronómicas para Semana Santa

Cuatro escapadas gastronómicas para Semana Santa

Aprovecha los días de fiesta para visitar alguno de los pequeños paraísos gastronómicos que tenemos en España

Semana Santa está a la vuelta de la esquina, empieza a hacer buen tiempo y además se tienen días libres. Si todavía no tienes un plan más allá de descansar durante estos días, coge el coche y también los cubiertos y el hambre porque a continuación te proponemos 4 escapadas gastronómicas que te harán muy felices a ti y a tus papilas gustativas.

San Sebastián

Un clásico. La capital de Guipúzcoa, en el País Vasco, suele encabezar todos los rankings gastronómicos en el país, y ese honor es bien merecido. San Sebastián tiene 3 restaurantes con 3 estrellas michelin cada uno: Akelarre, Arzak y Martin Berasategui. Pero no todo es cocina de autor, y San Sebastián es la ciudad en la que da igual la apariencia, la dimensión, o qué especialidad sirvan en el local: hay un porcentaje muy alto de que esté delicioso. Si te apetece más salir a comer sin tener que reservar, pudiendo probar un poco de todo, también estás en el sitio correcto. Las barras de pintxos no faltan en la ciudad, y lo difícil en este caso es saber cuál escoger. Te proponemos que pruebes unos cuantos y crees tu propio ranking de pintxos favoritos. O si no siempre puedes apuntarte a una de las rutas gastronómicas que se dedican únicamente a llevarte a sitios para que comas… efectivamente, pintxos! También os recomendamos probar el bacalao al pil pil, el marmitako o la tortilla de bacalao.

Pontevedra

Seguimos en el norte, pero esta vez cambiamos los pintxos por el marisco. Galicia en general es una comunidad autónoma muy popular en lo que a su gastronomía se refiere. Tal y como pasa con el País Vasco, puedes escoger la ciudad que prefieras pero nosotros te proponemos Pontevedra, de donde no te puedes ir sin probar, por supuesto, el pulpo a feira, así como otros tipos de pescados y mariscos. Y no nos olvidemos del vino, los pimientos del padrón, el lacón con grelos y el queso, ya que Pontevedra tiene dos quesos que son denominación de origen protegida – el queso Tetilla y el Queso García-Ulloa-. Precisamente este año se ha creado la campaña Turismo Rías Baixas 2019, llamada ¿Hambre de experiencias?, en la que se proponen experiencias enogastronómicas para potenciar la comida, el paisaje y las personas que producen, recolectan y elaboran los platos que identifican al territorio. No en vano, una de las mejores formas de conocer un lugar es a través de su gastronomía.

Cádiz

Y del norte nos vamos al sur. Se dice que Cádiz es uno de los destinos gastronómicos que los españoles más escogen. Para saber por qué, tienes que visitarlo, pero imagínate esta situación: un sábado de mediados de abril, paseando bajo el sol gaditano, cuando de repente os entra el hambre. Cádiz sabe a mar, así que podéis empezar con unos langostinos, una tortillita de camarones o pescaíto frito como aperitivo. Acompañado, por supuesto, de un vaso de vino de jerez. Luego, viene lo difícil. ¿Qué escoger? La propuesta es amplia, y la duda siempre acecha. Nosotros te damos unas cuantas opciones que son acierto seguro: cazón en adobo (conocido también como Bienmesabe), otros pescados como lenguado, lubina o atún rojo (prueba la mojama), papas con chocos o platos con carne como el rabo de toro a la jerezana o la caldereta de cordero. Y si no te apetece un plato consistente, no pasa nada. Estás en Andalucía y aquí tiene la excelencia en el arte del tapeo, como las ortiguillas fritas o el queso. ¿Y de postre?: rosquillas, pestiños y tocino de cielo de jerez.

Córdoba

Si vas a Córdoba, opciones para satisfacer tu paladar no te van a faltar. En cualquier bar de la ciudad puedes disfrutar de los clásicos de la zona, como por ejemplo el famoso salmorejo. Cada uno lo prepara a su manera, pero siempre está delicioso. Pero Córdoba es mucho más que  salmorejo; es visitar la Mezquita, parar a tomar vino de Montilla Moriles, pasear por las orillas del Guadalquivir y finalizar el día comiendo flamenquines, berenjenas fritas, caracoles y, de postre, pastel cordobés.

Escojas el destino que escojas, una vez vuelvas a casa tardarás poco en planear la próxima escapada gastronómica. ¡Que aproveche!