El guisante, propiedades, beneficios y como cocinarlos

En Family Cocina inauguramos los 30 días de la felicidad con esta receta de guisantes con menta que nos enseña a preparar Tere de Las María Cocinillas.

Cada semana iremos publicando una nueva receta de nuestro dispensario de recetas felices, y cada receta tendrá como protagonista un ingrediente feliz.

¿Quieres saber cómo los alimentos pueden llegar a sacarte una sonrisa? Sigue leyendo y descubre las propiedades del guisante, el ingrediente estrella de esta semana.

Los guisantes

Han sido parte de la dieta humana durante cientos de años y se consumen en todo el mundo.

Estrictamente hablando, los guisantes verdes no son vegetales. Forman parte de la familia de las leguminosas, es decir, plantas que producen vainas en su interior. Lentejas, garbanzos y alubias que también son legumbres.

Sin embargo, los guisantes verdes se cocinan y se venden comúnmente como vegetal. Por esa razón, puede resultarte algo raro descubrir que se consideran legumbres. Puedes encontrarlos en variedades congeladas, frescas o enlatadas.

Los guisantes verdes tienen un perfil nutricional impresionante, por esa razón, lo incluimos en esta selección de alimentos para la felicidad. Son altamente revitalizantes, lo que… ¡incide directamente sobre nuestro estado de ánimo!

Nos regeneran

Son una excelente fuente de proteína vegetal. ¿Qué queremos decir con esto? Pues que son una alternativa vegetal al consumo de proteína de origen animal muy bien acogida. Eso sí, combínalos con un poco de cereal integral, como el arroz, la quinoa o la pasta, para que el aporte de proteínas de ambos alimentos se complemente entre sí.

Precisamente, debido a la abundancia de proteínas en los guisantes, son especialmente adecuados en épocas de mucho desgaste físico, crecimiento, adolescencia y para la renovación de los tejidos en personas muy deportistas. Si te fijas, ¡muchos de los suplementos proteicos para deportistas tienen base de harina de guisantes!

Regulan los niveles de azúcar

Son ricos en carbohidratos complejos, llamados almidones, que te proporcionan energía estable y duradera, al irse convirtiendo despacio en azúcares simples; así se evitan las subidas rápidas de glucosa en sangre y se mantiene la sensación de saciedad y confort en el organismo durante más tiempo.

Favorecen la flora intestinal

La piel de los guisantes es rica en fibra insoluble, que promueve el tránsito intestinal y evita el estreñimiento. Además, esta fibra actúa de probiótico de la flora intestinal sana.

Regulan la sensación de apetito

Ya hemos comentado que son ricos en fibra, que trabaja en conjunto con la proteína para promover la sensación de saciedad, lo que mantiene el apetito bajo control.

Previenen la anemia

Por otra parte, 100 gramos de guisantes cubren el 10% de las necesidades de hierro en las mujeres y la sexta parte en los hombres. Gracias a su elevado índice de vitamina C y de ácido fólico se facilita su absorción, de modo que son clave para prevenir las anemias.

Alejan los malos pensamientos

Comer guisantes es una forma deliciosa de aportar vitaminas del grupo B que son necesarias para mantener un sistema nervioso saludable, que nos ayude a mantener una buena coordinación, a regular procesos metabólicos fundamentales ya prevenir de la aparición de síntomas de depresión o de mal humor. Esta es la razón por la cual tradicionalmente se han considerado un antídoto para alejar los «malos pensamientos».

Revitalizan

Son ricos en antioxidantes pues previenen el envejecimiento prematuro de las células causado por los radicales libres. Por ejemplo, nos aportan vitamina A, betacarotenos y vitamina C.

Protegen de algunas enfermedades

Los guisantes tienen algunas características que pueden ayudar a prevenir ciertas enfermedades crónicas.

Enfermedades del corazón

Los guisantes contienen cantidades relevantes de algunos minerales que son saludables para el corazón, como el magnesio, potasio y calcio. Las dietas que son ricas en estos nutrientes pueden prevenir la presión sanguínea alta, que es un riesgo mayor para la enfermedad cardíaca.

Al ser ricos en fibra, regulan el colesterol, lo que también incide positivamente en el riesgo de enfermedad coronaria.

Diabetes

Los guisantes verdes tienen algunas características que ayudan al control del azúcar en la sangre, por lo que pueden prevenir y controlar la diabetes.

Su fibra y proteína evitan que sus niveles de azúcar en la sangre aumenten demasiado rápido, lo que ayudan a mantener la diabetes bajo control.

Además, el rango de bajo índice glucémico de los guisantes los convierte en un alimento apto para diabéticos, ya que es poco probable que aumenten el nivel de azúcar en sangre.

También brindan una cantidad decente de magnesio y vitamina B, además de las vitaminas K, A y C. Se ha encontrado que todos estos nutrientes ayudan a reducir el riesgo de diabetes.

Los guisantes ¿nos hinchan?

En general, las legumbres pueden producir molestias en la digestión de algunas personas, pues hay un grupo de carbohidratos que pueden fermentar con las bacterias del intestino y causar síntomas como molestos gases. Pero la buena noticia es que hay varias cosas que se pueden hacer para disfrutar de este alimento tan increíblemente completo, sin padecer molestias digestivas.

  1. Evitar comerlos crudos
  2. Remojar los guisantes antes de la cocción, o germinarlos
  3. Comer pequeñas cantidades de forma regular

Como cocinarlos

Si los encontramos frescos, con la vaina, seleccionemos los que tienen la vaina firme. Al abrirlos, la vaina debe estar ligeramente húmeda por dentro. Si es así… ¡tenemos delante un ingrediente delicioso!

Desgranarlos es fácil y es una actividad que podemos encargar a los niños 😉 Estos guisantes tan frescos se cocinan rápido, con un escaldado o un salteado de solo unos pocos minutos.

Los guisantes secos son duros y necesitan remojo y cocciones más largas.

Los guisantes congelados son una opción muy cómoda para añadirlos a nuestra alimentación diaria, son nutritivos, aunque menos que frescos, pero fáciles de cocinar.

Aprovechar la temporada

Los guisantes son un alimento de temporada, que va de marzo a mayo. En Cataluña se cultivan, sobre todo, en el Maresme, donde encontramos las variedades garrofal y de floreta, muy apreciadas por su dulzura. También hay guisantes en el Baix Camp y en la Catalunya Central.

Una elección sostenible

Si comparamos el coste de producir 1 kg de legumbres frente a 1 kg de carne de vaca, veremos que es mucho menos costoso. La producción de legumbres requiere 18 veces menos tierra, 10 veces menos agua, 9 veces menos fuel y 10 veces menos fertilizante. Descubre una deliciosa y rápida receta de guisantes con menta y empieza ya a disfrutar de los beneficios de esta proteína vegetal .