Manzanas: las variedades principales

Manzanas: las variedades principales

¿Sabíais que existen más de mil variedades de manzana? Pues sí, es una de las frutas más consumidas y más cultivadas en todo el mundo. Sus diferentes tipos son tan diferentes que parecen frutas distintas, cada una con un aspecto, un sabor y unos usos distintos.

En España, las manzanas más demandadas van desde la dulce fuji hasta la ácida granny smith, pero existen muchas más. Esta es la guía de los principales tipos de manzanas cultivadas aquí. Para simplificarlo todo un poco, hemos dividido las variedades de manzanas en rojas, verdes y amarillas.

Manzanas rojas

Son las de mayor contenido en azúcares, por lo que suelen ser las más dulces. Además, tienen efectos muy beneficiosos para nuestro organismo, como evitar el envejecimiento prematuro, proteger la piel, actuar como calmantes y ayudar en el control de la fiebre. Estas son algunas de las manzanas rojas más sabrosas y sus características:

  • Manzana red delicious

 Esta variedad tiene un sabor dulce, pero no en exceso. Su pulpa jugosa y crujiente contrasta con su piel, más gruesa que la de otras variedades y un poco amarga. Es perfecta para consumir cruda en ensalada, pero no se recomienda para cocinar, ya que tiene una textura un poco harinosa.

  • Manzana royal gala

También de sabor dulce, posee una carne tierna y crujiente, con una pulpa suave, jugosa y aromática. Se puede utilizar para cocinar, especialmente para hacer tartas al horno, aunque al cocerse pierde un poco de sabor, de modo que se recomienda comerla en crudo.

  • Manzana fuji

La variedad más dulce, jugosa y refrescante, ideal para los días de más calor. Tiene una piel fina y una textura crujiente al morder, y puede comerse al natural, en forma de zumo, o puede triturarse y preparar con ella un puré de manzana.

  • Manzana pink lady

 Tiene un sabor un poco más acidulado, y su carne es firme y crujiente. Destaca, sobre todo, por su alto contenido de jugo, por lo que es ideal para preparar zumos. También se puede consumir como fruta fresca o en ensaladas.

Manzanas verdes

Las manzanas verdes son frutas aptas para diabéticos, pues son las que menos azúcar tienen en comparación con otras variedades. Son famosas por su efecto protector ante el sol para la piel y porque mantienen esta cuidada. Además, también ayudan a reducir los niveles de colesterol y favorecen la higiene bucodental, porque su piel actúa como sustituto del hilo dental. Las variedades más consumidas son las siguientes:

  • Manzana granny smith

Es el tipo de manzana más ácida por excelencia. Tiene una carne compacta y crujiente, con textura jugosa y muy refrescante. Se trata de una variedad ideal para comer en crudo, como fruta fresca o en zumo, y para cocinar, por ejemplo, en una tarta al horno.

Destaca por su sabor agridulce y su textura crujiente. Es bastante jugosa, pese a que su carne es compacta y un poco más harinosa que la de sus hermanas. El hecho de que su textura sea más firme la convierte en perfecta para asar al horno, puesto que se rompe menos.

Manzanas amarillas

Menos vistas que el resto de variedades, pero también muy queridas en el país. Destacan porque ayudan a la vista, protegen el corazón y fortalecen el sistema inmunitario. La manzana amarilla más popular es, sin duda, la golden.

  • Manzana golden

Se caracteriza por su sabor dulce y suave, de textura crujiente, jugosa y refrescante. Tiene la peculiaridad de que se oxida con menos facilidad que otras variedades. Además, como aguanta bien las altas temperaturas del horno, es ideal para utilizarla en la cocina, aunque también es apreciada en crudo.

Conservación de las manzanas

Las manzanas, al ser tan demandadas, se cultivan durante todo el año en todo el mundo, pero siempre se ha considerado que las mejores manzanas son las de finales de verano, ya que es en este momento cuando se puede disfrutar al máximo de todas sus propiedades.

Las manzanas se pueden conservar en perfecto estado durante días a temperatura ambiente, y en la nevera pueden durar hasta 6 semanas, si bien pierden frescura. Para evitarlo, lo mejor es introducirlas en una bolsa de plástico y rociarlas cada semana con agua. También se debe tener en cuenta que se deben sacar de la nevera una hora antes de ser consumidas, ya que así se puede disfrutar de todo su aroma y sabor.

Por último, si se quiere añadir la manzana cruda a un plato, se recomienda cortarla al momento, justo antes de servirla, ya que así se reduce al máximo la oxidación. Otro modo de evitar que se oxide es, una vez cortada, sumergirla en un bol con agua fría y un chorro de vinagre, zumo de limón o zumo de naranja.