Alimentos detox

Alimentos detox para el otoño

Cuidarnos desde dentro con alimentos de temporada puede ayudarnos a limpiar nuestro organismo y hacernos sentir mejor y con más energía este otoño.

Dejamos atrás el verano y decimos adiós a los helados, a los pinchos y el tapeo de terraza, a las veladas que se alargan… El otoño es una estación en la que nos despedimos de unos meses de excesos y volvemos a la rutina y a los buenos hábitos. Y por eso supone la oportunidad perfecta para empezar de nuevo y deshacernos de aquello que nos sobra, no nos gusta o no nos sienta bien, ya sea en nuestra dieta o en cualquier otro aspecto de nuestra vida.

Una forma muy fácil, saludable y económica de depurarnos es mediante las frutas y hortalizas de temporada, que podemos consumir, por ejemplo, en zumos. No solo restableceremos la armonía en nuestro cuerpo, sino que también le proporcionaremos los nutrientes, vitaminas y minerales esenciales para funcionar mejor y obtener la energía y el bienestar que necesitamos. En la naturaleza encontramos casi todo lo que el cuerpo requiere, así que, sabiendo cuáles son los mejores alimentos del otoño, podrás cuidarte de una forma deliciosa. Estos son algunos de los productos de temporada que te sugerimos que incorpores a tu dieta para sentirte mejor:

Hortalizas

  • Verduras de hoja verde. Espinacas, acelgas y, sobre todo, brócoli, cuyos beneficios rozan la excelencia. Gracias a su acción hepática, el brócoli depura el organismo; por su contenido en hierro, es bueno contra la anemia; está cargado de vitaminas y minerales, y además tiene cierta acción antiestrogénica, lo que va muy bien en la etapa de la menopausia.
  • Boniatos y calabazas. Ricos en betacarotenos (y deliciosos en sabor), ayudan al correcto mantenimiento de la piel y la vista. Cuando el boniato se cocina y se deja enfriar, su almidón se vuelve resistente, lo que lo convierte en un perfecto prebiótico. Además, contiene glutatión, un componente que ayuda a desintoxicar de agentes externos (como son, por ejemplo, los contaminantes ambientales).
  • Pimiento rojo. Gracias a sus vitaminas A y C, ayuda a proteger el aparato digestivo y el corazón, favorece la digestión, es depurativo y ayuda a eliminar toxinas.
  • Alcachofa. La alcachofa es diurética, digestiva, alivia los gases, combate el estreñimiento y ayuda al buen funcionamiento del hígado. ¿Qué más se puede pedir?
  • Setas. Entre otras, la gírgola o champiñón ostra (Pleurotus ostreatus) es muy recomendable,puesto que mejora la acción defensiva de nuestras células frente a virus y bacterias y fortalece el sistema inmunitario.

Frutas

  • Limón. Es un alimento depurativo. Te hidrata al mismo tiempo que te proporciona una buena dosis de vitamina C. Puedes incorporarlo en agua, zumos o tés, con lo que beneficiarte de sus propiedades te resultará muy sencillo.
  • Aguacate. Los aguacates son una fantástica alternativa a la mantequilla y, además de no tener nada que envidiarle en cuanto al sabor, son mucho más saludables, y eso se nota tanto por dentro como por fuera. Previenen las arrugas y sus grasas saludables son perfectas aliadas del corazón.
  • Granada. Hay que aprovechar ahora que es temporada, antes de que se acaben. La granada es perfecta para dar un toque dulce a las ensaladas, aunque siempre te la puedes comer como postre, claro está. Es una fruta depurativa, digestiva y baja en calorías.
  • Piña. Es una fruta muy baja en calorías, pero muy sabrosa. Tiene mucha vitamina C y potasio, aunque lo que realmente destaca es su contenido en bromelina, una enzima que descompone los nutrientes de la proteína, con lo que favorece la absorción de aminoácidos y facilita la digestión.
  • Uva. Las uvas, además de ser una delicia, contienen resveratrol, un superantioxidante que mejora el estado de la piel y combate el envejecimiento.
  • Kiwi. Quizá no lo sabías, pero el kiwi tiene más vitamina C que la naranja, así que no olvides comerlos si quieres protegerte de los resfriados. Y si esto no termina de convencerte, recuerda que el kiwi presenta un alto contenido de ácido fólico y fibra soluble.

Frutos secos

  • Piñones. Una buena manera de comer piñones es disfrutando de los tradicionales panellets, pero ¿sabías que este fruto seco puede ayudar a reducir el colesterol malo o LDL? Además, contiene muchos minerales y vitamina E.
  • Castañas. La castaña presenta una gran cantidad de antioxidantes y tiene, además, fibra con efecto prebiótico, lo que beneficia a nuestra salud intestinal.
  • Avellanas. Son ricas en grasas monoinsaturadas, así que ayudan con el colesterol alto. También son buenas contra la anemia, por su contenido en hierro, y contra el estreñimiento, gracias a su aporte de fibra. Y por si fuera poco, ayudan a combatir el estrés.
  • Almendras. Se recolectan en octubre, así que es en la temporada otoñal cuando están más frescas y sabrosas. Son ricas en proteínas, grasas saludables, calcio y vitamina E, lo que les proporciona un excelente poder antioxidante.

Y como extra, más allá de las frutas, verduras y frutos secos, hay que añadir a la lista otros dos alimentos muy estimados a la hora de desintoxicar el cuerpo: la cúrcuma y el jengibre. Anímate a preparar un mezclando estos dos productos y un poquito de pimienta negra molida, que facilita la absorción de las propiedades de la cúrcuma, ¡verás que es una delicia!

Incorpora todos estos alimentos a tu dieta y pronto notarás los resultados y te sentirás mejor, con más energía y menos pesadez.

¡Ah, importante! Huye de productos milagrosos creados especialmente para quitarte el dinero: no funcionan. Carecen de base científica y pueden dañar más que beneficiar. Lo que está comprobado es que podemos ayudar a nuestro organismo de forma natural tomando con conciencia lo que la tierra nos brinda.