Crema de cacahuete: sus propiedades y beneficios

Crema de cacahuete: sus propiedades y beneficios

La mantequilla de cacahuete es un alimento que goza de gran popularidad gracias a su sabor, a su versatilidad y a los valiosos nutrientes que proporciona a nuestro organismo

Atrás han quedado los tiempos en los que la crema de cacahuete solo la conocíamos de verla en las películas norteamericanas untada en sándwiches, junto con su compañera, la mermelada de fresa. Desde hace unos años, esta mantequilla es fácil de encontrar en las estanterías de los supermercados y en páginas web especializadas, y la verdad es que su popularidad ha subido como la espuma. Solo hace falta abrir Instagram para darse cuenta de que la conocida peanut butter se ha hecho un hueco en el corazón de los consumidores.

Esta pasta elaborada a base de cacahuetes es un alimento que, aparte de estar muy bueno, tiene unos valores nutricionales muy interesantes, y puede ser el protagonista de muchísimas recetas aptas tanto para los mayores como para los peques de la casa. Si bien es cierto que es altamente calórica, su consumo controlado puede ser beneficioso. A continuación, resumimos las bondades de la crema de cacahuete:

  1. Alto contenido en proteínas. La crema de cacahuete es un alimento de origen vegetal que contiene una elevada cantidad de proteínas de calidad, esenciales en cualquier etapa de la vida, especialmente en aquellas en las que hay crecimiento: infancia, adolescencia, embarazo, aumento muscular, etc.
  2. Fuente de grasas saludables. Los cacahuetes son muy ricos en ácidos grasos esenciales, y el principal nutriente de la manteca de cacahuete son las grasas saludables, como las poliinsaturadas y la monoinsaturadas. Al contrario que las saturadas (que también tiene, pero en menor proporción), estas grasas buenas aumentan el colesterol HDL, beneficioso para el organismo; se usan como fuente de energía y ayudan a absorber las vitaminas liposolubles. En resumen, un consumo de grasas saludables mantiene el cuerpo y el corazón contentos.
  3. Rico en fibra. Unos 100 gramos de manteca de cacahuete contienen una media de 8 gramos de fibra, lo que es muy bueno, porque la fibra regula el tránsito intestinal y los niveles de glucosa en sangre. Y además, reduce el riesgo de padecer algunos tipos de cáncer, como el de colon.
  4. Minerales y vitaminas. Las vitaminas del grupo B son las grandes protagonistas de la crema de cacahuete, en especial, el ácido fólico, la vitamina B6 y la niacina. Asimismo, también abunda la valiosa vitamina E, y entre sus muchas bondades destaca su poder antioxidante y su función protectora cardiovascular. Entre los minerales que contiene, destacan el zinc, el potasio, el magnesio, el hierro, el fósforo, el selenio, el manganeso y el cobre. Todos estos minerales tienen un papel fundamental en el correcto funcionamiento de nuestro organismo, tanto por dentro como por fuera.
  5. Poder saciante. La mantequilla de cacahuete es un alimento muy denso, y una pequeña cantidad tiene la virtud de saciarte por largo tiempo. Por eso, aunque pueda parecer paradójico, se asocia con un menor riesgo de obesidad. Con solo una cucharada, ¡ya quedas satisfecho!
  6. Apto para dietas veganas y low carb (bajas en carbohidratos). La crema de cacahuetes está compuesta exclusivamente de cacahuetes, que pertenecen a la familia de las leguminosas. Eso hace que sea un alimento más que apto para personas veganas y, además, para aquellos que sigan una dieta baja en carbohidratos, ya que los macronutrientes principales de la manteca de cacahuete son las grasas y las proteínas.
  7. Perfecto para deportistas. Debido a ese elevado contenido en proteínas que mencionábamos, sumado al gran aporte calórico que supone, entre todas sus otras propiedades, la crema de cacahuete es muy interesante para deportistas, ya que aporta dosis de energía y contribuye a la recuperación del cuerpo tras el ejercicio. Es importante tener en cuenta que las cantidades siempre tienen que ser adecuadas a nuestros objetivos y nuestro cuerpo.
  8. Mejor salud cardiovascular y prevención del envejecimiento celular. Gracias al resveratrol que contiene, la crema de cacahuete se relaciona con unos niveles más bajos de enfermedades del corazón, además de reducir el azúcar en sangre y ralentizar el envejecimiento celular prematuro. Según diversos estudios, el resveratrol de la crema de cacahuete es más biodisponible que el de otros alimentos, y eso significa que se absorbe por el intestino de forma más eficaz, de modo que refuerza la flora intestinal. 

Como vemos, la crema de cacahuete es un alimento muy saludable que, consumida con moderación y en concordancia con nuestros objetivos, puede incorporarse a nuestra dieta sin problemas. Pero todos esos beneficios que aporta solo sirven si la mantequilla de cacahuete es 100 % natural, es decir, si su único ingrediente son los cacahuetes. Es probable que en el supermercado encontremos muchas marcas que venden cremas de cacahuete repletas de azúcar y aceite, normalmente de palma; hay que huir de estos productos, pues de beneficiosos no tienen nada.

Una crema de cacahuete de calidad debe estar hecha solo de cacahuetes. De nada más. De hecho, aunque existen marcas con cremas muy buenas en cuanto al sabor y a las propiedades nutricionales, la crema de cacahuete se puede preparar en casa de forma rápida y sencilla, con un buen procesador de alimentos, triturando los cacahuetes hasta que formen esta pasta untuosa que despierta pasiones. Los cacahuetes pueden estar crudos o tostados y, si se desea, puede añadirse una pizca de sal o canela para acentuar el sabor, aunque los cacahuetes solos ya tienen un sabor intenso. En este caso, menos es más.

Una vez tengas tu crema de cacahuete, podrás disfrutarla en infinidad de recetas, comiéndola tal cual o untándola en tostadas, añadiéndola a batidos, incorporándola en bizcochos, bombones o pasteles, o incluso para preparar salsas, entre otras muchas opciones. Y sí, si quieres también puedes hacer un sándwich de crema de cacahuete con mermelada de fresa (sin azúcares). Aunque sea un tópico… ¡lo cierto es que está muy bueno!