Cómo hacer huevos poché

El escalfado es una técnica simple, pero que tiene sus pautas para que salga correctamente. En muchas ocasiones, esta forma de cocinar se nos resiste, de modo que acabamos obteniendo unos resultados poco atractivos o mal cocidos. Por eso, hoy vamos a explicaros la forma más eficaz y sencilla de hacer huevos poché o huevos escalfados.

Lo que más llama la atención de esta técnica es, obviamente, la forma en la que queda el huevo: cuajado por fuera, pero líquido por dentro, lo cual es ideal para mojar pan o poner encima de una tostada saludable. El truco para que nos quede en su punto es el agua: tener calculada su temperatura es fundamental, ya que el huevo debe ser sumergido cuando el agua está muy caliente pero sin llegar a hervir. Para evitar que el huevo quede totalmente hecho, o que la clara se rompa y se esparza por el cazo, seguid las instrucciones que el chef y asesor gastronómico David Lienas dará a continuación. Solo necesitaréis un poco de práctica, porque cogerle el tranquillo puede requerir de unos cuantos intentos, pero pronto conseguiréis un huevo poché perfecto.

El huevo así preparado resulta ideal para acompañar una gran cantidad de platos y se puede aderezar con especias o con salsas, que le darán aún más sabor. Además, se considera que el huevo al estilo poché es una manera elegante de mejorar casi cualquier plato.