No le obligues a comer, busca alternativas

No le obligues a comer, busca alternativas

Cuando Ferran Adrià anunció el cierre de El Bulli, su restaurante de Cala Montjoi (Alt Empordà), nadie tenía la menor duda de que el chef catalán no desaparecería del mapa gastronómico, tras la revolución que había liderado. Y la verdad es que no tardó en anunciar la creación del Bulli Lab, su proyecto actual, en el que ha aparcado los fogones para centrarse la en la investigación y la divulgación.

El principal resultado de esta nueva empresa es la creación de la Bullipedia, una enciclopedia de treinta volúmenes que recogerá todo el conocimiento existente alrededor del mundo de la gastronomía. Para ello, Adrià dirige a un equipo que inlcuye a los mejores expertos en cada ámbito, desde la coctelería hasta la alta cocina, para que estos conocimientos lleguen a todo el mundo.

Para compartir conocimientos, sabemos que siendo dogmáticos y restringiendo la libertad de elección de los demás no vamos a convencer a nadie. Pues en la relación entre padres e hijos con respecto a la comida sucede lo mismo. Por eso, en lugar de obligar a los niños a comer, es aconsejable buscar opciones alternativas que puedan apetecerles y hacer atractivo el momento. Cuando no quieran algún alimento, una solución divertida puede ser organizar un juego: por ejemplo, si les da pereza comer fruta/, tapadles los ojos, proponedles el reto de adivinar qué fruta están comiendo y, si aciertan, recompensadlos con algún premio.