La cocina, una asignatura pendiente

La cocina, una asignatura pendiente

Si hoy hay términos como ‘esferificación’, ‘espuma’ y ‘sifón’ que no nos suenan a chino es gracias a Ferran Adrià, un genio culinario sin el cual no se entendería la gastronomía moderna, y cuya influencia encontramos, todavía hoy, en muchos restaurantes de alrededor del planeta.

Tras cerrar El Bulli, el restaurante de Cala Montjoi (Alt Empordà) que lo lanzó al estrellato gastronómico mundial, Adrià se ha centrado en labores de divulguación e investigación en El Bulli Lab y dando conferencias y asesorando a restaurantes y cocineros de todo el planeta. Como resultado de esta tarea de investigación y divulgación, ya podemos encontrar los primeros volúmenes de la Bullipedia, una obra que aspira a recoger todo el conocimiento existente alrededor de la alimentación.

Por lo tanto, es normal pensar que el hecho de saber cocinar debería ser algo normal. Del mismo modo que dedicamos algunos meses de nuestras vidas a aprender a conducir, también podríamos emplear un tiempo en adquirir el nivel básico en la cocina. Además, Internet nos facilita mucha información para aprender la teoría, y en el caso de la práctica, la clave es aplicar la metodología de los cocineros profesionales: cocinar primero con la mente. Es así como se pueden hacer diferentes elaboraciones en un tiempo corto. De hecho, ¡no es difícil! Hacemos cosas mucho más complicadas cada día.