Las claves para preparar los mejores batidos

Que no nos engañen: los batidos no son solo para el verano. ¡Ni mucho menos! Es cierto que, cuando el calor aprieta, lo que nos pide el cuerpo son alimentos y bebidas refrescantes, pero un buen batido hecho con ingredientes de calidad se puede tomar haga el tiempo que haga y en cualquier momento del día: para desayunar, después de hacer deporte, como merienda…

Basta con elegir el tipo adecuado según las diferentes situaciones: solo de fruta, con fruta y verdura, con o sin hielo, solo de verdura, con leche o bebida vegetal, con yogur, con alimentos que dan un extra de energía (como la chía o la maca), o incluso con cremas de frutos secos (como la popular mantequilla de cacahuete, que aparte de aportar grasas saludables, también tiene un interesante contenido proteínico). En función del momento del día en que los consumamos, podemos añadir o quitar ciertos ingredientes para adaptar el batido a nuestras necesidades.

En general, los batidos son una estupenda forma de ingerir buenas dosis de verduras y frutas a lo largo del día, de manera que, al mismo tiempo que hidratamos nuestro cuerpo, también lo nutrimos. Eso sí, hay que tener en cuenta que, aunque estén repletos de vitaminas y minerales e incluso nos aporten algo de proteína, no pueden considerarse sustitutos de una comida. No obstante, son saludables y están buenísimos, así que, si queremos aprender cómo prepararlos de la mejor forma, tendremos que seguir los consejos que vienen a continuación.