Arroz caldoso, sabor a cucharadas

El arroz caldoso es uno de los platos de cuchara más apreciados de nuestra gastronomía. Lo podemos preparar con verduras, pollo, marisco, pescado… Queda buenísimo con todo tipo de ingredientes. Servido en plato hondo, para poder apreciar plenamente todo su sabor, es ideal para los días más fríos del año, cuando nos apetece comer algo caliente y sabroso.

Sin embargo, esto no quiere decir que no lo podamos preparar durante el resto del año. Elaborar con calma un buen arroz caldoso en verano, cuando estamos de vacaciones, es un auténtico placer.

Las 3 claves de un buen arroz caldoso

1. El sofrito

Los expertos lo tienen claro: además de ser uno de los pilares de los guisos, un buen sofrito es capaz de convertir cualquier receta sencilla en un plato extraordinario. Los ingredientes básicos son aceite de oliva, ajo, cebolla y tomate. A partir de aquí, se le puede añadir pimiento verde o rojo, ñoras, azafrán, pimentón… Eso sí, independientemente de los ingredientes elegidos, lo fundamental es hacerlo a fuego lento y sin prisa. Para ahorrar tiempo, una buena idea es hacer más cantidad de la que necesitamos y congelar lo que nos sobre.

2. El caldo

En esta receta el caldo juega un papel protagonista, por lo que es fundamental que sea muy sabroso. En función de los ingredientes que vayamos a utilizar, emplearemos caldo de pescado, de pollo, de verduras… En el mercado podemos encontrar algunas opciones ya preparadas de buena calidad, que nos pueden ayudar cuando nos falte tiempo para cocinar. Sin embargo, no hay duda de que un buen caldo casero marcará la diferencia.

3. El arroz

Para esta receta se recomienda especialmente la variedad de arroz redondo tipo bomba, ya que absorbe una gran cantidad de caldo y aguanta muy bien la cocción sin pasarse. Es muy importante medir bien las cantidades: por cada medida de arroz hay que poner 4 partes de caldo.