6 alimentos depurativos para recuperarse de los excesos

¿Otra vez más os habéis pasado comiendo estas navidades? No os culpéis demasiado, las fiestas están para pasarlo bien y todo se puede reconducir. Os proponemos hacer ‘borrón y cuenta nueva’.

Los excesos de Navidad no son como el iceberg que hundió el Titanic. Sabemos que van a ocurrir y podemos evitarlos, pero año tras año caemos en el mismo error y nos pasamos comiendo. Pero, seamos sinceros, una vez al año, no hace daño. No es cuestión de acabar en el hospital, pero que nadie se preocupe en exceso por comer un poco de turrón y algún que otro mazapán.

Lo más importante es disfrutar el momento de excepción y entender que ese modo de alimentación no puede ser algo habitual en vuestra dieta diaria. En definitiva, saber aprovechar el momento y, a la vez, practicar una dieta saludable el resto del año.

Además de una dieta saludable rica en verduras y hortalizas, después de los excesos de Navidad, es especialmente interesante consumir algunos productos que ayudan a recuperar el cuerpo. No se trata de empezar a hacer dietas para adelgazar ni de contar cada caloría, sino de comer alimentos saludables que desintoxican y depuran el cuerpo.

1. Por qué comer apio

Muchas veces, el fuerte gusto del apio hace que normalmente nos posicionemos como amantes o detractores, pero justamente es este sabor el que dota al apio de tantos beneficios nutricionales. Algunos de los más interesantes son los siguientes:

  • Contiene vitamina C, A, E, B1 y B2 y varios minerales como el sodio, potasio, calcio, magnesio y hierro, entre otros.
  • Su consumo produce un efecto diurético, ideal para desintoxicar el organismo.
  • Ayuda a limpiar la fermentación que se puede producir durante la digestión y el exceso de ácido en la sangre.
  • Si lo coméis entre horas, ayuda a controlar el exceso de hambre.

Nadie dice que os lo tengáis que comer crudo a todas horas, aunque es una magnífica opción. Algunas ideas para consumirlo en vuestra dieta saludable son: añadir más cantidad de lo habitual cuando hagáis un caldo o hacer un relleno para bocadillo de pan integral triturando apio, atún y queso fresco.

2. Los beneficios de los espárragos

Los espárragos son unas hortalizas tan versátiles que puede servirnos tanto para hacer una tortilla como para preparar una crema, un ‘suquet’, un ‘risotto‘ o una sopa. Sobre todo nos interesan especialmente después de los excesos de Navidad porque son muy saludables, por su efecto diurético y sus propiedades antioxidantes.

  • El espárrago verde fresco es rico en potasio y pobre en sodio, un equilibrio mineral que favorece la eliminación del exceso de líquidos del organismo.
  • Es beneficioso en casos de hipertensión, retención de líquidos.

Durante todo el año se pueden encontrar espárragos, aunque los mejores son los de primavera. Si a los pequeños de la casa no les gustan los espárragos, probad a presentarlos de una forma atractiva. Os sugerimos dos opciones: acompañados con jamón y queso o rebozados con harina de garbanzo.

3. Las propiedades de la endibia

La endibia es una hortaliza originaria de Bélgica que se come de enero a marzo, ya que es de temporada fría. Existe otra variedad, la endibia roja, pero tiene las mismas propiedades que la blanca.

  • Aporta muy pocas calorías, pero mucha agua y fibra; dos componentes esenciales para el correcto funcionamiento del organismo.
  • Contiene una sustancia llamada intibina, que es la que le da un sabor amargo pero que mejora la función del hígado, ya que ayuda a digerir las comidas grasientas.

Hay que tener en cuenta que, para aprovechar todos los nutrientes, lo mejor es consumirla en crudo, porque con la cocción se eliminan la mayoría de las vitaminas. Un truco para que no se oxide es rociarla con zumo de limón justo después de cortarla. Lo más fácil es comerla en ensaladas o usarla para contener rellenos como si fuese la pasta de un canelón.

4. El efecto de la alcachofa en el cuerpo

Los meses de frío son los mejores para disfrutar de las mejores alcachofas, ya que se trata de una flor de invierno. La temporada empieza en noviembre, todavía en otoño, y acaba en abril. ¿Queréis saber por qué es tan buena para desintoxicar el cuerpo?

  • Contiene provitamina A y vitaminas del grupo B, calcio, fósforo, potasio, magnesio, hierro sodio, hidratos de carbono… Como veis, es un alimento súper nutritivo.
  • Tiene muy pocas calorías, pero muchas propiedades diuréticas; por eso es muy recomendable en dietas para adelgazar.
  • Si notáis que tenéis problemas digestivos últimamente, la fibra soluble de la alcachofa os ayudará a depurar y regular el tránsito intestinal. A la vez, estaréis fortaleciendo el sistema inmunológico.

5. El poder del brócoli

La verdura es siempre un elemento esencial en nuestra dieta, durante todo el año; pero, si deseáis aprovechar los beneficios de una gran verdura de temporada, apostad por el brócoli.

  • Este superalimento contiene antioxidantes, como las vitaminas C y E que ayudan a nuestro sistema inmunológico.
  • El brócoli también nos puede ayudar en los procesos depurativos del hígado, ya que nos ayuda a mejorar su funcionamiento. Es decir, es un alimento detox que nos va a ayudar a recuperar el cuerpo.

Para que conserve mejor todas sus propiedades es preferible aplicar cocciones cortas que no superen los 15 minutos, ya que a partir de aquí la aportación beneficiosa para el organismo se reduce.

6. Las infusiones, vuestras aliadas

No hay que olvidarse de las infusiones si queremos cuidar el cuerpo después de las comilonas. Después de tantos vinos, cócteles, combinados y refrescos, las infusiones son una genial idea para recuperarnos. Si os preparáis una por la mañana y la lleváis con vosotros en un termo, las podréis ir consumiendo mientras trabajáis en lugar de beber refrescos o agua.

  • Ayudan a bajar de peso y regulan los niveles de azúcar en la sangre.
  • Favorecen el alivio de dolores estomacales producidos por los excesos.

Las de té verde, pomelo, cola de caballo o diente de león son algunas de las más depurativas, y se pueden tomar frías o calientes.