Alimentos para cuidar la piel

Alimentos para cuidar la piel

Tanto en verano como en invierno, nuestra piel necesita de ciertos cuidados para combatir los efectos de las condiciones adversas, y una de las formas más efectivas de protegerla es mediante la alimentación.

La piel es un órgano increíble. Una de sus numerosas propiedades es que, en buena medida, refleja nuestro estado de salud, lo que significa que, si nos cuidamos por dentro, se evidenciará en su apariencia. Hay otras muchas formas de mimar nuestra piel (cremas hidrantantes, aceites, exfoliantes…), pero nada es comparable al poder de una buena dieta.

Si escogemos alimentos saludables, que nos hidraten de dentro hacia fuera y que nos proporcionen los nutrientes que necesitamos, estaremos haciéndole un gran favor a nuestra piel. ¿Sabes cuáles son esos ingredientes que harán brillar tu piel?

Lo que no puede faltar en tu cocina

  • Fruta y hortalizas. No es ningún misterio. El consumo de productos vegetales es esencial para gozar de una buena salud en general y para tener una piel radiante en particular, ya que están repletos de vitaminas, minerales y fibra. Estas son algunas de nuestras frutas y verduras favoritas para la piel:
    • Brócoli: promueve la elasticidad y la renovación de la piel y la protege de los rayos solares.
    • Pepino: riquísimo en agua, por lo que hidrata nuestros órganos.
    • Zanahoria, boniato, calabaza : ricos en betacarotenos (provitamina A), por lo que contribuyen al crecimiento y la conservación saludable de la piel y la retina. Además, la zanahoria es fotoprotectora y facilita el bronceado.
    • Uva: contiene resveratrol, un potente antioxidante que ayuda a potenciar el propio mecanismo de defensa de la piel, a luchar contra el envejecimiento y a aumentar la cantidad de colágeno.
  • Aguacate, frutos secos, aceite de oliva: son ricos en vitamina E, por lo que ayudan a reparar la piel, protegerla de agentes externos, prevenir los efectos dañinos del sol y difuminar las arrugas y cicatrices, porque mejora la elasticidad de la piel.
  • Soja y derivados: favorecen la creación de colágeno, impiden la pérdida de hidratación y son antioxidantes.
  • Legumbres: por su contenido en proteínas vegetales, cobre y vitaminas, las legumbres retrasan el envejecimiento de la piel y combaten los daños producidos por la contaminación.
  • Avena: es antiinflamatoria, calma la picazón de la piel y ayuda a luchar contra el acné.
  • Pescado azul: por su contenido en ácidos grasos omega-3, ayuda a controlar la producción de sebo, es bueno para los huesos y combate el envejecimiento de la piel.
  • Chocolate negro: hay que consumirlo con moderación, pero sus altos niveles en flavonoides (compuestos químicos naturales que se encuentran en algunas plantas) y su poder antioxidante lo convierten en un buen protector de los tejidos. Además, tiene propiedades anticancerígenas.

¿Y para beber?

  • Agua, agua y más agua: el agua es importantísima. La cantidad que debemos consumir al día varía según la persona, pero este líquido es fundamental para mantener la piel suave, hidratada, limpia y tonificada.

Esta lista no es exhaustiva, pero te dará una idea de qué comer para cuidar tu piel. Y recuerda que los alimentos muy procesados, el azúcar, las bebidas carbonatadas y los fritos no deberían consumirse más que ocasionalmente y con mucha moderación. La piel te lo agradecerá.