10 trucos para comer de tupper

10 trucos para comer de tupper

La mejor forma de seguir una dieta sana y equilibrada cuando comemos en la oficina es recurrir a los tuppers de comida casera. ¡Os contamos algunos trucos para aprovecharlos al máximo!

Uno de los grandes quebraderos de cabeza para mucha gente es planificar las comidas semanales de modo que pueda seguirse una dieta sana y equilibrada y evitar tener que pasar demasiado tiempo en la cocina. Por suerte, los tuppers son nuestros mejores aliados, ya que nos permiten organizar los menús, conservar los alimentos para más tarde y llevárnoslos al trabajo para calentarlos en un periquete y disfrutar de nuestra comida.

Mantener el equilibrio

La clave para comer de tupper en la oficina es mantener el equilibrio dietético. Toda comida debe tener verdura, algo de proteína y algo de fécula o legumbres, además de fruta o lácteos. Con un tupper es muy fácil conseguir respetar este criterio. A continuación, os damos los mejores trucos que debéis tener en cuenta para comer de tupper de forma fácil y equilibrada.

  1. Planificad los menús: La planificación es la clave para que las comidas no sean monótonas y aburridas. Preparad un menú semanal o quincenal con lo que vais a comer y cenar cada día, repartiendo bien los alimentos para que haya la proporción adecuada de hidratos, verdura, carne, pescado, fruta, legumbres y huevo.
  2. Aprovechad el fin de semana: Que no os dé pereza dedicar dos horas del fin de semana a cocinar. De este modo, podéis dejar preparada la comida de toda la semana siguiente en un par de horas y tendréis más tiempo libre entre semana.
  3. Usad tuppers de cristal: Los tuppers de cristal son más higiénicos que los de plástico y, sobre todo, más fáciles de limpiar. Lo notaréis, por ejemplo, con los alimentos que llevan tomate, que dejan manchado el tupper de plástico incluso después de lavarlo, mientras que el tupper de cristal quedará impoluto.
  4. Dedicaos a la multitarea: Aprovechar el tiempo es fundamental y para eso hay que ser multitarea. Si vuestra cocina tiene tres o cuatro fuegos, ¿por qué no los aprovecháis? Mientras cocéis las verduras en una olla podéis preparar el sofrito en una sartén y cocinar la carne en una parrilla.
  5. Organizad bien la cocina: Es fundamental tener la cocina bien organizada para que no se convierta en un caos de utensilios e ingredientes cuando os pongáis a cocinar platos para varios días. Esto es especialmente importante si tenéis una cocina pequeña, pero igualmente lo ideal, y más práctico, es dejar a punto todos los ingredientes, como hacen en los programas y en los vídeos de cocina, para tenerlo todo a mano a medida que lo necesitéis. También es fundamental ir limpiando o metiendo en el lavavajillas todos los recipientes y utensilios que no vayáis a necesitar más.
  6. Sed generosos con las cantidades: ¿Para qué vais a preparar el sofrito justo para una ración, si podéis preparar más cantidad y usarlo en varias recetas? Lo mismo para el arroz, las legumbres y las guarniciones.
  7. Aprovechad el congelador: Si preparáis sofrito para varias recetas, podéis envasarlo por raciones en bolsas zip y congelarlo para usarlo cuando lo necesitéis.
  8. Elegid bien los alimentos: No todos los alimentos son igual de aptos para congelar. Y tampoco todos admiten bien la cocción en el microondas, por lo que es fundamental tenerlo en cuenta a la hora de planificar los paltos que llevaréis a la oficina.
  9. Ojo con las salsas: Algunas salsas, como la mayonesa, pueden estropearse si están fuera de la nevera mucho rato. Si vais a comer algo con mayonesa, acordaos de poner algunas pastillas refrigerantes dentro de la bolsa donde transportéis los tuppers, para que se conserven fríos durante el trayecto de casa al trabajo.
  10. Menos es más: Para evitar el peso excesivo —los tuppers de cristal pesan más que los de plástico— podéis preparar platos únicos y ponerlo todo en un solo tupper para aligerar peso: por ejemplo, una buena elección es carne con guarnición de verduras y patatas cocidas al vapor. Eso sí, ¡no olvidéis la fruta!

Si seguís estos consejos, enseguida os convertiréis en los expertos en la preparación de tuppers y seréis la envidia de la oficina. ¡Que aproveche!