10 rutas para hacer en bicicleta este verano

10 rutas para hacer en bicicleta este verano

Una recopilación de diez rutas para hacer en bicicleta en verano a lo largo de la geografía española que incluye propuesta de diferentes dificultades para poder hacer en familia. Lo primero es trazar la ruta, escoger la bicicleta adecuada: bicicletas de montaña, de ruta… en función del terreno y de la dificultad tener esto en cuenta es importante para realizar esta actividad al aire libre.

Por supuesto, hay que equiparse con ropa y calzado adecuados, bebida para hidratarse, comida para reponer fuerzas y cuidar la piel del cuerpo y de las manos. Además, hay que velar por la seguridad de los pies y articulaciones.

1. Vía verde del mar de Benicásim a Oropesa (Castellón).

Vía verde del mar de Benicásim a Oropesa (Castellón).

Está considerada como una de las rutas más bonitas del mediterráneo por su conexión directa con el mar. Transcurre de las localidades de Benicàsim a Oropesa, en Castellón, a lo largo de poco más de cinco kilómetros y utiliza el antiguo trazado del ferrocarril cuyo ingeniero se enamoró del paisaje y acabó construyéndose una casa que convirtió Benicàsim en el centro de veraneo de la alta sociedad de la zona a principios del siglo XX. Uno de los atractivos de Benicàsim es la ruta de las villas. Precisamente en el ‘apeadero de las villas’ es donde se inicia la ruta.

En plena ruta se puede ver una antigua torre vigía de Colomera que utilizaban los habitantes de la zona para avisar de posibles ataques desde el mar. La vía verde del mar dispone de un carril bici acondicionado que discurre por el litoral rocoso y el acantilado. También se atraviesa las enormes trincheras que se tuvieron que construir para permitir el acceso del tren, el túnel iluminado ‘El Bolavar’ de 600 metros de longitud, dos falsos túneles y un puente metálico. Por supuesto, se cuenta con varias áreas de descanso. El recorrido de 5,3 km se puede terminar en la playa de Concha, en el sur de Oropesa del Mar.

2 . Vía verde del Tajuña (Madrid).

Vía verde del Tajuña (Madrid).

El trazado de esta ruta para ciclistas y corredores trascurre por el trazado del antiguo ferrocarril remolachero entre los municipios madrileños de Arganda del Rey y Ambite. Es una ruta unida al río y que atraviesa un agradable paisaje de vegas que acerca pueblos y tradiciones. Es un escape y un plan de actividad al aire libre en familia desde Madrid. En verano se aconseja evitar las horas centrales de día.

Permite disfrutar del valle y el bosque de la ribera del Río Tajuña, las paredes de yeso que surgen entre Perales y Tielmes y el parque regional del Sureste. También pueden visitarse el museo del Ferrocarril de Arganda, los restos del castillo de Perales e incluso las cuevas del palacio de Ambite.

Está asfaltada así que una bicicleta de ruta o paseo puede ser suficiente; eso sí, su longitud total es de 49 kilómetros así que conviene dividirla en tramos para los más pequeños. Más de 4,3 kilómetros van desde el metro de Arganda del Rey a la estación del Museo del Ferrocarril. Uno de los más frecuentados es el del museo del ferrocarril de La Poveda, en Arganda del Rey.

3. Ruta de la huerta de Alboraya (Valencia).

Ruta de la huerta de Alboraya (Valencia).

Ruta urbana que termina en la huerta de la Alboraya. El paisaje de las huertas, que es cambiante a lo largo del año por el ciclo de la actividad agrícola, permite disfrutar de una ruta que a veces ofrece colores y aromas intensos y otras espacios que sorprenden. Permite disfrutar de la barraca recuperada del Paseo de Aragón, de ‘El puente del Moro’ del siglo XV o XVI que aún conserva las antiguas rodadas de carros, la Noria, que es una rueda encajada en el hueco de un pozo con recipientes enganchados con los que se extrae agua para regar los campos. Después se pasa por las escuelas, la casa del conde Zanoguera y la iglesia parroquial. Desde allí se toma el ‘Camí a la Mar’ para llegar a las zona de huertas y a la ermita de San Cristóbal.

La ruta tiene una longitud de 4 kilómetros de baja dificultad y todo el recorrido está señalizado y acompañado de paneles informativos.

4. Cicloturismo en el Delta del Ebro (Tarragona).

Cicloturismo en el Delta del Ebro (Tarragona).

Pocas zonas tienen una orografía mejor para la práctica del cicloturismo en familia. Se trata de un territorio llano, con un entorno natural de belleza singular. A lo largo de este parque natural podemos encontrar una gran cantidad de rutas establecidas para ir en bicicleta. Algunas son muy cortas, menos de 7 km, y otras superan los 40 kilómetros y deberemos dedicar el día al recorrido. Una de las más indicadas para completar en familia es la que transcurre frente a la fachada fluvial de Deltebre durante poco más de 12 km en los que el río Ebro es protagonista. Se puede hacer en unas 2 horas con un pedaleo suave y finalizar con un baño en la playa.

5. Rutas en Fuentes de Andalucía (Sevilla).

Rutas en Fuentes de Andalucía (Sevilla).

Esta ruta combina la belleza del paisaje con la historia. El entorno de la localidad de Fuentes de Andalucía, en Sevilla, podemos disfrutar de varios senderos y rutas para recorrer a pie, a caballo o en bicicleta. Se trata de caminos de tierra, una circunstancia que hemos de tener muy presente si amenaza lluvia o si ha habido precipitaciones importantes en los días anteriores a nuestra excursión. Una de las rutas más concurridas de esta zona es la que conduce hasta la Fuente de la Reina. Se trata de una antigua fuente de origen islámico que hoy es un abrevadero para el ganado. Además del encanto del paisaje, en las proximidades de la ruta encontraremos ruinas arqueológicas. El recorrido va ganando altura.

6. Recorridos en bicicleta para niños  (Madrid).

Recorridos en bicicleta para niños  (Madrid).

Madrid presenta una oferta variada de rutas para realizar con niños. Una de las mejores opciones es pasear por el Parque Juan Carlos I, que tiene un servicio gratuito de alquiler de bicis. Se trata de un recorrido sin desniveles y una longitud de 8,5 kilómetros. Durante el trayecto nos encontramos con varias fuentes para hidratarnos. Otra posibilidad es hacer una ruta por el interior de la Casa de Campo de unos 12 kilómetros. Incluye atravesar el Pinar de las Siete Hermanas, repleto de pinos centenarios. Madrid ofrece también la posibilidad de hacer una escapada más larga a través del Anillo Ciclista que, a lo largo de sus seis tramos, rodea el casco urbano de la ciudad. Tiene 65 kilómetros, la mayoría aislados del tráfico y bien pavimentados.

7. En plena naturaleza en Carballeda de Aviá (Ourense).

En plena naturaleza en Carballeda de Aviá (Ourense).

Esta zona del Ribeiro presenta diversas opciones de paseo en bicicleta en plena naturaleza. Existen varios trayectos que nos permiten conocer el paisaje vinícola de la zona y sus villas medievales, mientras circulamos al lado del río Miño. La ruta roja es la más adecuada para hacer con niños y transcurre a lo largo del embalse de Castrelo de Miño. La Ruta dos Muiños es una buena opción. Es un paseo de una hora aproximadamente, repleto de subidas y bajadas, entre árboles autóctonos e, incluso, con cascadas. En cualquier caso, disponemos de una oferta amplia de rutas por diferentes sendas y caminos.

8. Ruta del Tren Fantasma en la Vía Verde de la Jara de Toledo (Toledo).

Ruta del Tren Fantasma en la Vía Verde de la Jara de Toledo (Toledo).

Las Vías Verdes son tramos muy sencillos y de facilidad máxima, ideales para ir con niños e incluso para hacerlos con carritos de bebés y sillas de ruedas. Hay en España más de 1.500 kilómetros de Vías Verdes y una de ellas es la Ruta del Tren Fantasma. La mejor época para realizarla es primavera y también otoño. En verano puede ser un poco agobiante porque no hay sombras y el calor es muy intenso.

Nunca ningún viajero transitó por las vías del Tren Fantasma. Fue un proyecto de la época de Alfonso XIII que tenía como objetivo comunicar el centro peninsular con Extremadura. Las obras se iniciaron durante la dictadura de Primo de Rivera y siguieron con la II República. Durante la Guerra Civil se paralizaron las obras y después hubo varios intentos de reanudar los trabajos, pero nunca se acabó el proyecto. La actual ruta del Tren Fantasma tiene su inicio en Aldeanueva de Barbarroya, en Calera o en Chozas. Es una ruta de ida y vuelta: si se comienza en Aldeanueva de Barabarroya se acaba en Caldera o en Chozas y viceversa.

La ruta tiene 17 kilómetros, pero hay una alternativa que es hacerla solo hasta el viaducto y eso representa recorrer únicamente 4 kilómetros. Durante el trayecto podremos ver varias estaciones del tren fantasma que nunca entraron en funcionamiento, casi una veintena de túneles y cinco viaductos, entre los que destaca el de Azután, sobre el Tajo, y de más de 300 metros.

9. Vía verde del Guadarrama (Madrid).

Vía verde del Guadarrama (Madrid).

La Vía Verde del Guadarrama es una de las cuatro que podemos recorrer en la Comunidad de Madrid. Su antiguo trazado ferroviario se ha transformado en una ruta de 14,4 kilómetros para aficionados del senderismo y de la bicicleta. Es un trayecto muy adecuado para hacer en familia. El recorrido, repleto de bosques y dehesas de encinas, empieza en el Parque Natural El Soto, en Móstoles, y recorre el Parque Regional del Curso Medio del río Guadarrama para acabar en la plaza de Segovia de Navalcarnero. A lo largo del recorrido atravesamos viñedos, cultivos diversos, pinares y arroyos.

10. Carretera de las Aguas (Barcelona).

Carretera de las Aguas (Barcelona).

Es la ruta más conocida de Barcelona para aficionados a la bicicleta y corredores. Diariamente centenares de personas transitan por sus senderos corriendo, paseando en bicicleta o simplemente andando. Es un camino de unos diez kilómetros de longitud, situado en el Parque Natural de Collserola. Uno de sus mayores atractivos es la espectacular vista de Barcelona que podemos contemplar desde muchos lugares del recorrido. Es un lugar ideal también para turistas que quieren tener una visión global de la ciudad para poder orientarse mejor. Desde la Carretera de las Aguas se observan a la perfección muchos lugares emblemáticos de la ciudad como la Sagrada Familia o la Torre Agbar.