Nueve postres tradicionales de otoño

Nueve postres tradicionales de otoño

Octubre da el pistoletazo de salida a una temporada caracterizada por traernos algunos de los placeres culinarios más dulces

Hace poco estábamos tumbados bajo el sol abrasador de agosto, pero de repente… ¡pum!… Apenas hemos cerrado los ojos un momento y ya estamos estrenando el otoño. Poco a poco los días se van haciendo más cortos y las temperaturas ya empiezan a bajar. ¡Pronto tendremos que sacar los abrigos y las mantas de los armarios! Pero que no cunda el pánico, porque la época de los helados se ha terminado, pero eso no significa que nos vayamos a quedar sin dulces. Nada más lejos de la realidad.

El otoño nos trae buenísimas noticias en el ámbito gastronómico, en especial para el plato favorito de muchos: el postre. Castañas, boniatos, manzanas, higos, calabaza, frutos del bosque, uvas, caquis… Todos estos alimentos de temporada nos ofrecen un dulzor reconfortante e infinitas posibilidades para preparar el más exquisito de los postres y dejar a todos nuestros comensales con una sonrisa de satisfacción. Y si no tienes comensales, no pasa absolutamente nada. ¡Prepáralos para ti! Porque ahora toca disfrutar de los colores amarillos, anaranjados y marrones que la naturaleza nos da en forma de alimentos deliciosos. Por supuesto, también podemos cocinar platos salados, desde guisos hasta cremas, pasando por salsas y acompañamientos, pero hoy vamos a daros varias ideas para postres.

  • Panellets. Con la llegada del otoño y la festividad de Todos los Santos, aparece uno de los dulces más esperados del año: los panellets. Estas pequeñas bolitas pueden elaborarse de muy diversos sabores, por ejemplo, de chocolate o de coco, aunque los más populares son los de piñones y los de almendra. Pese a que su preparación es algo laboriosa y requiere tiempo, sus ingredientes son de lo más común: almendra molida, patata, azúcar, huevos, ralladura de limón y la decoración deseada.
  • Dulce de membrillo con queso fresco. Preparar dulce de membrillo en casa no tiene misterio alguno: solo necesitas membrillos frescos maduros y azúcar. Pero si no quieres hacerlo en casa, siempre puedes comprarlo ya listo. Una forma muy popular de comerlo es con queso fresco, un ingrediente que le aporta un buen contraste de sabor y textura.
  • Conserva de castañas en almíbar. La temporada de castañas de extiende de octubre a diciembre, así que no puedes perder la oportunidad de hacerte con todas las que puedas antes de que tengamos que decirle adiós. Asadas están deliciosas, pero también se pueden usar para hacer rellenos, bizcochos o incluso mousse. Además, para alargar al máximo la vida de tus castañas, puedes hacer con ellas una conserva en almíbar: solo necesitarás castañas, agua, azúcar y cáscara de limón.
  • Compotas. Cuando pensamos en compota, a menudo nos viene a la mente la típica de manzana. Y la verdad es que su reputación le precede, pero ahora que ya es otoño podemos usar otras frutas de la temporada. ¿Qué te parecería una compota de caqui, una mermelada de moras o una de boniato? Por poder, se puede preparar incluso de castañas, porque lo cierto es que la compota no tiene misterio alguno: solo necesitas un poco de azúcar, agua, una pizca de sal, algún extra de sabor, como canela o ralladura de naranja, y tu alimento principal favorito. Queda deliciosa untada en pan, en yogur, con galletas… y a cucharadas.
  • Flan de caquis y chocolate. El caqui o palosanto es una fruta que aparece cuando las hojas de los árboles empiezan a caer. De pulpa jugosa y textura cremosa, es común comerlo solo, pero la verdad es que con él puedes dar rienda suelta a la creatividad y preparar desde mermeladas hasta empanadillas como estas. Otro postre muy interesante que puedes preparar con caquis para darle un twist es el flan, con lo que seguro que consigues que los más pequeños se lo coman aún más a gusto. Y si le añades con chocolate, todavía más. Una forma muy saludable de hacerlo es triturar el caqui, mezclarlo con cacao puro en polvo y verter la mezcla en las flaneras. Luego simplemente se refrigera durante al menos 6 horas y… voilà! Un flan delicioso para toda la familia.
  • Hojaldre de manzana. Si dispones de una base de hojaldre, unas cuantas manzanas y un poco de canela y azúcar, ya tienes todo lo que necesitas para preparar este postre tan sencillo y adorado por todos. Una vez esté horneado, puedes darle un toque extra con un poco de mermelada, por ejemplo de caqui o de albaricoque. Un bocado exquisito.
  • Huesos de santo. Similar a los panellets en lo que a sus ingredientes respecta, los huesos de santo se elaboran con mazapán, tienen forma cilíndrica y normalmente se rellenan de dulce de yema, aunque también los hay de chocolate, coco, cabello de ángel… Es común verlos en las pastelerías coincidiendo con la festividad de Todos los Santos, es decir, tras la recolección de la almendra.
  • Buñuelos de viento. Este postre es todo un clásico y se prepara con ingredientes «de estar por casa». Si quieres ir un paso más allá, puedes hacerlos rellenos o de algún sabor, por ejemplo, de calabaza, para dar la bienvenida al otoño como se merece.
  • Tarta de boniato o calabaza. Si nunca has hecho una tarta de boniato o calabaza, ha llegado el día. Aprovecha la abundancia de estos dos productos de temporada en los mercados, escoge el que más te guste y seguro que se convierte en una de tus tartas favoritas. Es muy fácil de preparar, lo único un poco laborioso es la base, aunque siempre puedes comprar tu masa quebrada favorita y preocuparte de preparar solo el relleno, que consistirá en boniato o calabaza, azúcar, huevos, una mezcla de especias (jengibre, clavo, canela, nuez moscada) y nata o leche evaporada para hacerla algo más ligera.