10 faros que no puedes perderte

10 faros que no puedes perderte

Una selección de los 10 faros en España ubicados en parajes de singular belleza con historias que contar

Probablemente recordaréis ‘El faro del sur’, bellísima película hispano-argentina protagonizada por Ingrid Rubio y Ricardo Darín. El largometraje logró el Premio Goya a la Mejor Película Extranjera de Habla Hispana en el año 1998.Como en el filme, los faros acostumbran a esconder historias interesantes y emocionantes, incluso enigmáticas, y se erigen como auténticos baluartes en paisajes de gran belleza. Quizás por todo ello nos generan una atracción especial a la que es difícil resistirse.  Os facilitamos los 10 faros de la costa española que no puedes perderte, ubicados en espacios con un encanto singular y con muchas historias que contar y compartir.

1.Faro de Chipiona (Andalucía)

Faro de chipiona

El primer puesto de nuestra lista está protagonizado por el faro de Chipiona, situado en Cádiz. Se trata del más alto de España (62 metros sobre el terreno y 69 m de altura focal). Hay referencias de su existencia ya durante el Imperio Romano. Fue construido en el año 140 a.C. por orden del procónsul Quinto Servilio Cepión con el objetivo de remontar el río Betis de forma segura. Cepión (“Caepionis” en latín) también le dio el nombre al faro y la localidad gaditana de Chipiona. De Turris Caepionis (“Torre de Cepión”) el nombre derivó en Caepionis y, finalmente, en Chipiona.

Entró en servicio el 28 de noviembre de 1867 y las dos únicas ocasiones en que ha permanecido inactivo ha sido por motivos bélicos: en 1898 ante la Guerra de Independencia de Cuba contra EE.UU. y en 1936 durante la Guerra Civil.

Su haz de luz de 30 millas náuticas alcanza la misma distancia en vertical que en horizontal, característica que lo clasifica entre los faros aeromarítimos, es decir, lo habilita para ser utilizado como baliza para los aviones. Puede conocerse su interior a través de visitas guiadas.

2. Faro del Cabo de Gata (Andalucía)

Cabo de gata

No nos movemos de Andalucía para adentrarnos en el segundo faro de nuestro recorrido, situado en el Parque Natural de Cabo de Gata (Níjar, Almería). Conocido ya como punto de referencia para los navegantes griegos y fenicios, el faro actual se erigió en el año 1863 sobre las ruinas del castillo de San Francisco de Paula (1738). Fue construido con el objetivo de evitar que las embarcaciones chocaran contra el arrecife Laja del Cabo, situado a una milla del faro. No obstante, en 1928 se hundió el navío checoslovaco Arna, convertido hoy en las delicias de los submarinistas.

Alcanza los 18 metros de altura y su haz de luz también es visible a 30 millas de distancia (45 km). Su ubicación en el mirador de las sirenas a 50 metros sobre el nivel del mar lo ha convertido en uno de los destinos turísticos más importantes de la localidad. Es muy recomendable disfrutar de las vistas del faro en el atardecer.

3. Faro de Cudillero (Asturias)

Cabo de cudillero

Nos trasladamos al norte para descubrir el faro asturiano de Cudillero, bañado por las aguas del Mar Cantábrico en un acantilado de 75 de altura en la Punta Roballera. Inaugurado en el año 1858, registra una altura focal de 44 metros y emite un haz visible a 25 millas náuticas.

Durante más de un siglo de existencia ha sido objeto de varias remodelaciones, las más destacadas las de 1921 y 1984. Una de sus curiosidades es que emite la letra D en código Morse y no la letra C como le correspondería porque ésta la transmite el faro de Candas.

En la actualidad no puede visitarse su interior, pero sí lo serán las viviendas de los fareros tras ser rehabilitadas como alojamiento rural. Ya se ha convertido en un referente para disfrutar del litoral asturiano.

4. Faro de Favaritx (Baleares)

Faro de favarix

La belleza de un paisaje agreste y negro casi de ciencia ficción acoge el primer faro de nuestra lista ubicado en una isla. Menorca, concretamente la ciudad de Mahón, es el emplazamiento del Faro de Favaritx (Parque Natural de S’Albufera des Grau). Con 28 metros de altura y situado a 47 metros sobre el nivel del mar, su estirpe blanca rayada por una espiral negra le otorga una personalidad propia que atrae a muchos turistas de la isla. Inaugurado en 1922, su construcción fue una necesidad ante los constantes hundimientos de navíos como el vapor Ville de Rome (1898), el Isaac Pereire (1906) y el Géneral Chanzy (1910). Si queremos disfrutar de las dos mejores playas con vistas al faro debemos ir a Cala Presili y a Cala Tortuga.

5. Faro de Formentor (Baleares)

Formentor

Damos un pequeño salto y sin movernos de las Islas Baleares nos trasladamos a Mallorca. El municipio de Pollença alberga el faro más emblemático y de mayor altura de la isla (22 metros), situado a 210 metros sobre el nivel del mar. El terreno extremadamente agreste dificultó en gran medida las obras de construcción, iniciadas en el año 1857 y concluidas en 1863. Las continuas tormentas obligaron a instalar grupos electrógenos y en la actualidad funciona con energía solar fotovoltaica. Las antiguas viviendas de los fareros se han reutilizado para ofrecer servicios turísticos, ya que éste es uno de los enclaves más visitados de Mallorca. De hecho, en los meses de julio y agosto está limitado el horario de apertura hasta las 19h y restringido el acceso en coche, por lo que deben utilizarse los autobuses lanzadera.

6. Faro de Maspalomas (Canarias)

Maspalomas

Otra de las islas en acoger un faro emblemático es Gran Canaria, concretamente la localidad de Maspalomas. Su estratégica ubicación al sur de la isla le permitió servir de guía a todas las líneas de barcos de vapor provenientes tanto de África y Oceanía como de América.

Inaugurado en el año 1890, la silueta del faro de 60 metros (el segundo en altura de España) y las dunas de Maspalomas son dos de los principales atractivos turísticos de la zona. El Gobierno de Canarias lo declaró Monumento Histórico de Bien de Interés Cultural en 2005. Tras 10 años cerrado al público, el faro podrá volver a visitarse próximamente junto a una exposición de oficios artesanos en el contexto de las casas rurales de Gran Canaria y objetos de uso cotidiano hasta mediados del siglo XX.

7. Faro del Cabo de Creus (Cataluña)

Faro santes creus

Situado en el extremo más oriental de la Península Ibérica (Golfo de Rosas), el faro del Cabo de Creus (Cadaqués) está considerado el segundo más antiguo de Cataluña. Entró en servicio en 1853 y continúa funcionando hoy en día. La altura de la torre es de 12 m y la del plano focal suma 87. Su halo de luz alcanza las 20 millas náuticas.

Su privilegiada localización en las últimas estribaciones de la cordillera Pirenaica ofrece al visitante preciosas calas de agua transparente, formando uno de los parajes más bellos de la Costa Brava.

Actualmente, es la sede del espacio Cap de Creus, punto de información del Parque Natural del Cap de Creus. Como anécdota recordar que fue el lugar donde se rodó la película La luz del fin del mundo (1971), basada en la novela homónima de Julio Verne.

8. Faro de la Isla Pancha (Galicia)

Faro isla pancha

De Cataluña viajamos hasta Galicia, concretamente hasta el extremo de la Ría de Ribadeo en Lugo. A unos 2 km del centro urbano de la Villa de Ribadeo se localiza la Isla Pancha, sobre la que se construyó el primer Faro de Ribadeo en el año 1857. De planta cuadrada, estuvo en funcionamiento hasta el año 1983, fecha en la que se construye un nuevo faro cilíndrico de color blanco y negro. Cuenta con una altura de 13 metros y un altura focal de 28. El antiguo edificio ha sido reacondicionado como alojamiento turístico desde el que disfrutar de un paraje de un altísimo valor paisajístico y medioambiental desde el que se pude disfrutar del avistamiento de aves, hacer senderismo, rutas en bicicleta y paseos por la ría.

9. Torre de Hércules (Galicia)

torre hercules

Cuando hablamos de faros en España quizás la Torre de Hércules es el más emblemático. Situada en La Coruña, los restos arqueológicos han permitido datar la construcción romana en el periodo dominado por los emperadores Nerón y Vespasiano. Es decir, entre el año 40 y 80 de nuestra era. Servía como punto de referencia del mundo conocido (finis terrae) y, en la actualidad, tiene el honor de ser el único faro romano y el más antiguo en funcionamiento del mundo. Tras el faro de Chipiona y el de Maspalomas es el tercero en altura de España. Suma 55 metros (34,38 metros de la construcción romana y 21 más corresponden a la restauración del siglo XVIII), edificados sobre 106 metros de altura sobre el nivel del mar. Cuenta con 234 escalones.

Es característica su amplia plataforma poligonal, su estructura prismática y su remate torreado octogonal con refuerzos de sección triangular en las esquinas.

En el año 2009 fue declarado Patrimonio de la Humanidad ​por la Unesco. En la actualidad se han diseñado cuatro rutas alrededor de la torre que recorren el campo da Rata, punta Herminia, la península de la Torre y la praia da Lagoa.

10. Faro del Cabo de Palos (Murcia)

faro

El último protagonista de nuestro recorrido nos lleva hasta Cartagena, donde encontramos al faro de Cabo de Palos. Está ubicado sobre el montículo rocoso más alto de cabo de Palos y alcanza los 54 metros de altura. El edificio se eleva 30 m sobre el nivel del mar según el proyecto de Leonardo de Tejada. Inaugurado en el año 1865, se construyó sobre la base de una torre de defensa y vigilancia construida en el siglo XVI contra los ataques de los piratas berberiscos.

En la actualidad puede conocerse el edificio y el entorno gracias a visitas guiadas tras más de un siglo cerrado.