10 parques naturales para disfrutar en familia

10 parques naturales para disfrutar en familia

Una selección de diversos ecosistemas que permite disfrutar de la biodiversidad de nuestro patrimonio natural

Para elaborar esta relación, nos hemos centrado en la red de Parques Nacionales de España. Se trata, sin duda, de los espacios naturales que gozan de una mayor protección y, a la vez, son los más singulares por su riqueza. Lo cierto es que el patrimonio natural español es muy diverso y las características de los 15 espacios que tienen el reconocimiento de Parques Nacionales son un buen ejemplo de esta variedad. Entre los 10 seleccionados encontraremos ecosistemas marinos, de origen volcánico, alta montaña y humedales. La web del Ministerio de Transición Ecológica ofrece información muy completa sobre cada uno de los parques nacionales.

Aigüestortes i Estany de Sant Maurici (Cataluña)

Situado en el Pirineo catalán, el principal reclamo de este parque son los más de 200 lagos y, más concretamente, los meandros de alta montaña que son el origen del nombre de ‘aigüestortes’. Se puede acceder hasta esta zona a pie o en taxi autorizado. No es una caminata excesivamente exigente por lo que se puede realizar con niños si están acostumbrados a caminar por la montaña. En caso de duda, siempre podemos recurrir a los vehículos autorizados y luego realizar rutas más sencillas dentro del parque. En definitiva, el agua es, probablemente, la gran protagonista de este espacio natural. Además de los lagos y los meandros de alta montaña, a lo largo del parque hay varios torrentes y cascadas.

 Archipiélago de Cabrera (Baleares)

Este Parque Nacional marítimo-terrestre está situado a una hora de navegación de la isla de Mallorca y se le considera como un ejemplo de ecosistema insular mediterráneo no alterado. Para visitar la riqueza de la flora y la fauna de los islotes que conforman el archipiélago de Cabrera podemos navegar a bordo de las golondrinas que parten de los puertos de la Colonia Sant Jordi y de Porto Petro, ambos en la isla de Mallorca. Lo más aconsejable es reservar con antelación. También se puede disfrutar de una visita guiada gratuita para conocer mejor la riqueza de estos islotes que forman parte de la ruta de más de 150 especies de aves migratorias.

Cabañeros (Castilla-La Mancha)

Situado en la comarca de los Montes de Toledo, entre las provincias de Toledo y Ciudad Real, este parque nacional es el refugio de varias especies en peligro de extinción. Probablemente sean las cigüeñas negras las aves más representativas de la fauna de Cabañeros. Es imprescindible viajar a este espacio natural con unos prismáticos, para poder apreciar las aves rapaces y otras especies habituales de este espacio natural privilegiado. En los años 80, estaba previsto que se instalara un campo de tiro en la zona que hoy ocupa el parque. La movilización popular impidió que esa iniciativa prosperara y se inició el proceso para preservar la zona como una reserva protegida.

Doñana (Andalucía)

En la extensión de este parque conviven varios ecosistemas diferentes, lo que le permite ofrecer al visitante una experiencia singular que incluye, como principal reclamo, ser el lugar de paso de miles de aves que transitan entre Europa y África. Las marismas son un verdadero espectáculo en el que confluyen especies de aves migratorias. El parque tiene habilitados una serie de senderos por los que está permitido transitar, siempre respetando unas normas basadas en salvaguardar los ecosistemas del territorio. No hay que olvidar que en Doñana habitan varias especies en peligro de extinción, entre ellas el lince ibérico. La zona por la que es más fácil moverse es la playa entre Sanlúcar de Barrameda y Matalascañas, alrededor de 33 km. Un paseo por Doñana, Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, es una lección sobre la fragilidad y la fortaleza de la naturaleza al mismo tiempo.

Garajonay (Canarias)

Canarias es la comunidad autónoma con más parques nacionales: Caldera de Taburiente, Garajonay, Teide y Timanfaya. De entre ellos, el de Garajonay, en la isla de la Gomera, ofrece un ecosistema completamente diferente que nos permite trasladarnos a los bosques propios de un paisaje tropical. El secreto radica en la acumulación de niebla que asciende desde el océano a las cimas de las montañas en el interior de la isla. La riqueza de la vegetación es magnífica con especies propias del territorio. Aunque como la mayoría de parques nacionales, Garajonay tiene zonas cerradas a los turistas, lo cierto es que más de 350.000 personas visitan este espacio natural todos los años y hay un programa de visitas guiadas muy interesante. Garajonay es Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Ordesa y Monte Perdido (Aragón)

Se trata de uno de los espacios con los paisajes de montaña más fotografiados de toda la red de parques nacionales. Situado en el corazón de los Pirineos aragoneses, el imponente macizo del Monte Perdido, es el principal referente visual de este territorio que es Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Desde el punto de vista turístico, son muchas las experiencias que pueden vivirse en este espacio natural. El mayor contraste se produce entre el paisaje casi lunar de las cimas y el verde intenso que caracteriza a los valles.

Picos de Europa (Asturias, Cantabria, Castilla y León)

A lo largo de tres comunidades, este parque es todo un espectáculo para los sentidos. Desde los paisajes de alta montaña, de difícil acceso, a los valles de verdes imposibles y que albergan una tradición cultural de singular riqueza. El oso, pero también el urogallo, el buitre leonado y el águila negra son los habitantes de este parque que incluye los lagos de Covadonga. En este punto, el acceso en verano está limitado a un servicio de autocares que cubre la ruta. Existen múltiples actividades para disfrutar de este espacio.

Sierra de Guadarrama (Madrid y Castilla y León)

Muy próximo a Madrid, la Sierra de Guadarrama encierra un espacio de una gran riqueza natural que le ha valido la catalogación de Reserva de la Biosfera. Este parque tiene un paisaje de alta montaña en el que destacan los bosques de coníferas y los lagos de origen glaciar. Guadarrama ofrece múltiples alternativas para disfrutar de un espacio natural situado en el corazón de la península ibérica.

Sierra Nevada (Andalucía)

Uno de los paisajes más impresionantes de la alta montaña de la península. Sierra Nevada, Reserva de la Biosfera, proporciona al visitante más de 2.000 especies vegetales y una amplia variedad de fauna. Quizás el animal más característico de estas cumbres sea la cabra montés. La presencia de la nieve es perpetua a partir de cierta altura. Todo ello rodeado de un paisaje que invita al visitante a recorrer cada rincón de este parque.

Tablas de Daimiel (Castilla-La Mancha)

Situado en el corazón de la Mancha, las Tablas de Daimiel es un humedal único en Europa. Los recorridos por el parque son actos para toda la familia. Declarada Reserva de la Biosfera, este espacio alberga una amplia variedad de aves migratorias y acuáticas. Para poder organizar una visita por las Tablas de Daimiel lo más adecuado es dirigirse a los centros de visitantes donde encontraremos ayuda y asesoramiento. Es importante que se respete el silencio al pasear por el humedal con la intención de no molestar a los animales.