10 museos para visitar en familia

10 museos para visitar en familia

España es un país de grandes museos como el museo del Prado, el centro de Arte Reina Sofía, el Guggenheim de Bilbao. Sin embargo, hay otros museos, algunos son pequeñas joyas en su especialidad, que no tienen tantos visitantes pero que son ideales para conocer durante los fines de semana en familia, festivos y días de vacaciones o escapadas.

1. Binissuès, Menorca

Espacio museístico privado situado en Ferreries, en la carretera de Mahón a Ciutadella, que permite conocer la casa señorial de campo donde veraneaba la familia Salort y su estilo de vida en el siglo XIX. Salones, habitaciones, cuartos de baño y de juegos aportan una idea del día a día en la época pero lo que consigue permanecer en la memoria de los visitantes es la recreación de la casa payesa. Esa instalación, recientemente recuperada, era el centro de vida y de la organización de los trabajos del campo. Binissuès incluye un espectáculo que muestra cómo se realizaban las tareas agrícolas y ganaderas y que está pensado para toda la familia que, además, puede participar ordeñando una vaca, haciendo queso, labrando o sembrando la tierra o extrayendo agua con la ayuda de una noria.

Pero estos no son los únicos tesoros de Binissuès ya que, además, contiene un museo de ciencias naturales con una parte de las colecciones privadas más importantes del país con más de 70.000 especies diferentes y que incluye el peculiar escarabajo de Ferreries. Los horarios y días de apertura deben consultarse. Los menores de cuatro años tienen entrada gratuita y hay diferentes posibilidades para la visita: casas y museos, espectáculo o casas y museos más espectáculo. La entrada combinada de cuatro a doce años el precio es de 8,50 euros y a partir de esas edades es de 16 euros. Hasta el 15 de abril las casas y museos están abiertas jueves y sábados de 10:00 a 13:00 horas. El espectáculo de tareas del campo se abre el 1 de mayo.

2. Centro Pompidou, Málaga

El arte moderno y la creación de vanguardia de los siglos XX y XXI se pueden disfrutar de un modo integral en Málaga en la primera sede externa del emblemático Centro Pompidou de París. En un edificio singular se puede conocer la explosión creativa del arte de los dos últimos siglos en una exposición permanente que está dividida en cinco conjuntos: ‘Metamorfosis’, ‘Autorretratos’, ‘El hombre sin rostro’, ‘El cuerpo político’ y ‘El cuerpo en pedazos’.

Exposiciones temporales, ciclos de audiovisuales… todas las artes de los últimos cien años tienen representatividad y las familias con niños encontrarán siempre un interesante plan para realizar en grupo. El visitante, además, se puede convertir en creador gracias a las instalaciones interactivas y plantear su propio punto de vista en algunas de ellas. Este museo está abierto lunes, miércoles, jueves, viernes, sábado y domingo, incluyendo festivos, de 9:30 a 20:00 horas. Cierra los martes, el 1 de enero y el 25 de diciembre. El 24 y el 31 de diciembre abre hasta las 15:00 horas. El precio de las entradas generales con acceso a la exposición temporal es de 9 euros. La reducida, en esta categoría es de 5,50 euros.

3. Museo del chocolate, Barcelona

Uno de los museos cerca del centro de Barcelona es uno de los más dulces: el museo del chocolate. Es un museo para todos los públicos pero, sobre todo, es muy apreciado como museo infantil. Los niños ya se sorprenden cuando pueden comerse la entrada ya que los tickets son de chocolate… y es muy interesante tener en cuenta que los menores de siete años tienen la entrada gratuita. La entrada general tiene un precio de 6 euros y los estudiantes y parados tienen un 15% de descuento.

Este museo está en la calle Comerç, en el antiguo convento de San Agustín y permite conocer la historia del chocolate, cómo se elabora y ver una extensa exposición con todo tipo de esculturas y formas realizadas con este comestible que cuenta con verdaderos apasionados en todo el mundo. Además, programa regularmente actividades y taller de pastelería infantil y para adultos como los de elaboración de doughnuts y de monas de Pascua. Abre de lunes a sábado de 10:00 a 19:00 horas, aunque durante los meses de verano el horario se amplía hasta las 20:00; y domingos y festivos de 10:00 a 15:00 horas.

4. Museo de la evolución humana, Burgos

El museo de la evolución humana (MEH) de Burgos permite conocer las claves de un proceso que aún hoy arroja muchas incógnitas. Cuenta con un programa visitas familiares con niñas y niños de hasta 12 años que incluye un ‘mapa de tesoros’ ideado para aprender partes concretas de la evolución humana descubriendo los hallazgos fundamentales que guarda cada planta.

El recorrido empieza en la planta -1 para localizar, entre otras cosas, los dientes de un hipopótamo, de un macaco y de un jaguar. En la planta 0 hay que encontrar, como mínimo, una mandíbula de tiburón en el interior del Beagle y en la Galería de la Evolución ver las diferencias físicas gracias a los restos encontrados en los yacimientos de la Trinchera del ferrocarril y la Sima de los huesos y las realistas recreaciones de los diferentes tipos de homínidos incluido el Homo antecessor. En la planta 1 se buscan los bifaces escondidos y se aprenden las claves del arte rupestre. También es posible conocer el trabajo de la excavación, de lavado y de laboratorio gracias a las clases interactivas en el parque arqueológico de Atapuerca, que está a 15 kilómetros de Burgos y que se puede visitar desde el propio museo.

El horario habitual es, de martes a viernes, de 10:00 a 14:30 y de 16:30 a 20:00 horas. Los sábados, domingos y festivos abre de 10:00 a 20:00 horas. Los miércoles por la tarde y martes y jueves de 19:00 a 20:00 la entrada es gratuita. Para visitar los yacimientos hay que reservar y también para hacer visitas guiadas. La entrada general al museo y a los yacimientos, cada una de ellas, cuesta 6 euros. Hay varios tipos de entradas y reducciones de tarifas siempre con acreditación.

5. CosmoCaixa, Barcelona

Este histórico museo, todo un referente de la ciudad de Barcelona, tiene a la ciencia en el centro de su actividad. Su objetivo primordial es difundir, divulgar y entretener a través de la ciencia y la biodiversidad del planeta. Al margen de la sala permanente, que actualmente se encuentra en un proceso de renovación de contenidos que se prolongará hasta el verano de 2019, CosmoCaixa ofrece un atractivo programa de exposiciones; además de actividades en las que los niños son los grandes protagonistas. Una visita a CosmoCaixa es una magnífica actividad para compartir en familia. Una experiencia para aprender, divertirse y reflexionar sobre las maravillas de la ciencia.

La entrada al CosmoCaixa tiene un coste de 2,5 euros por persona. El museo está abierto de lunes a domingo, de 10:00 a 20:00 h, y también todos los días festivos. Inaugurado en 1981, CosmoCaixa, está ubicado en la parte alta de la ciudad de Barcelona, al pie de la montaña del Tibidabo. La instalación ofrece más de 30.000 metros cuadrados dedicados a la divulgación científica y fue el primer museo interactivo de España.

6. Museo geominero,Madrid

Un museo muy desconocido, en el madrileño barrio de Chamberí, está el museo geominero con amplias colecciones de minerales, rocas y fósiles. Es un centro de divulgación y desarrollo de proyectos de investigación en paleontología y mineralogía que, aparte de tener una extensa colección permanente, programa talleres didácticos, excursiones geológicas, conferencias… Los más pequeños pueden ampliar sus conocimientos sobre aguas subterráneas, recursos naturales y minerales, rocas y fósiles gracias a las mascotas Ploppy, Piqueto, Gea. Uno de sus valores es la rehabilitación y uso de las vitrinas de madera integradas originales. Recorrer el edificio, admirar su arquitectura y sus acabados enriquece la experiencia. La entrada es gratuita y es un museo abierto los lunes. Abre de 9:00 a 14:00 de lunes a domingo y festivos. Solo cierra el 24, 25 y 31 de diciembre y el 1 y el 6 de enero.

7. Museo fallero, Valencia

Las fallas, patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad por la Unesco, son una de las expresiones culturales más sugerentes y artísticas de la ciudad de Valencia, donde son todo un fenómeno social además de un reclamo turístico para toda la familia. El museo fallero reúne, entre otros atractivos, todos los ‘ninots’ que se salvaron de las llamas por su singularidad e impacto desde los años 30 a nuestros días y también los infantiles desde 1965. Una visita a museo permite admirar la creatividad y la habilidad de los maestros falleros.

Este centro abre sus puertas todos los días de la semana. De lunes a sábado de 10:00 a 19:00 horas; los domingos y festivos de 10:00 a 14:00 horas. Por otra parte, este museo permanece cerrado los días 1 y 6 de enero, el 1 de mayo y el 25 de diciembre. El precio de la entrada individual es de 2 euros y los menores de 7 años tienen acceso gratis.

8. Museo nacional de ciencias naturales, Madrid

Quienes en Madrid quieran realizar una enriquecedora visita educativa en familia y, además, busquen un museo en el centro no pueden dejar pasar la oportunidad de conocer el museo nacional de ciencias naturales. Está en el antiguo Palacio de la Industria y las Artes del Paseo de la Castellana, cuenta con audioguías, y se divide en dos áreas temáticas: biología; y minerales, fósiles y evolución humana. Además de talleres y actividades programadas a lo largo del calendario anual pensadas para niños y familias tiene seis exposiciones permanentes que se pueden visitar de forma progresiva: Mediterráneo, naturaleza y civilización; al aire libre el jardín de piedras que incluye troncos fosilizados; minerales, fósiles y evolución humana que cuenta con un ejemplar muy especial de estromatolito de Bolivia y en la que se puede interactuar con dinosaurios gracias a la tecnología de realidad aumentada.

También se pueden conocer: el Real Gabinete de Historia Natural creado en 1771 durante el reinado de Carlos III; el jardín educativo del monte mediterráneo; y la fauna del parque nacional de la Sierra de Guadarrama que incluye una colección de insectos endémicos. Abre de martes a viernes de 10:00 a 17:00 horas; los sábados, domingos y festivos de 10:00 a 20:00 horas excepto en agosto que el horario va de las 10:00 a las 15:00 horas. Es un museo abierto en lunes festivo. El resto de lunes está cerrado. También cierra el 1 y el 6 de enero, el 1 de mayo y el 25 de diciembre. Los menores de cuatro años tienen entrada gratuita; de 4 a 16 años, estudiantes y desempleados pagan 3,5 euros; y la entrada general es de 7 euros.

9. Musac, León

El edificio recibió el premio Mies van der Rohe de arquitectura contemporánea de la Unión Europea en 2007. Conocer este espacio y percibir sus peculiaridades ya tiene gran interés pero, además, cuenta con una colección de arte contemporáneo focalizada en todas las manifestaciones del arte actual. El eje cronológico de su contenido es de principios de los ochenta pero tiene como punto de partida conceptual la caída del muro de Berlín de 1989, la reestructuración de Europa y el fin de una política internacional de bloques.

La colección permanente alberga más de 1.650 obras de casi 400 artistas castellano y leoneses, nacionales e internacionales. Los programas educativos y sociales completan el calendario de un museo que busca potenciar las posibilidades del arte y la cultura como herramientas de inclusión. Está abierto de martes a viernes de 11:00 a 14:00 horas y de 17:00 a 20:00 horas. Los sábados, domingos y festivos abre de 11:00 a 15:00 y de 17:00 a 21:00. Todos los lunes, incluidos los festivos, está cerrado. También cierra el 25 de diciembre y el 1 de enero. El 24 y 31 de diciembre abre en horario de mañana excepto si es lunes. Tienen entrada gratuita los menores de 8 años, discapacitados y los miembros de varias entidades. La entrada general tiene un coste de 3 euros y la reducida de 2 euros. También se puede acceder gratis los martes y jueves de 19:00 a 20:00, los domingos de 17:00 a 21:00, las jornadas inaugurales de las exposiciones y en varias fechas señaladas.

10. Museo de la piratería de Teguise, Lanzarote

El Castillo de Santa Bárbara de Teguise, fortaleza levantada a mediados del siglo XV para brindar refugio a la población de la isla de los constantes ataques de corsarios y piratas que pretendían, una y otra vez, atacar las bases donde recargaban los galeones que llegaban cargados de tesoros desde América, es la sede del museo de la piratería. Es un museo muy adecuado para visitar con niños ya que lo encontrarán muy ameno. En los pasillos hay representaciones de los piratas más famosos como Francis Drake o Robert Blake. La sala de armas cuenta con pistolones, sables, cañones y una maqueta de un antiguo galeón español que contaba con hasta 106 cañones. Eran los barcos mejor armados de su época; un peso, que los limitaba en cuanto a velocidad frente a naves más ligeras que eran las usadas por los corsarios que constantemente trataban de abordarlos.

El pozo que aprovisionaba a la fortaleza de agua dulce recrea un tesoro pirata en su fondo y los niños y mayores pueden sentirse como vigías oteando el horizonte velando porque no llegue un nuevo ataque pirata en las troneras que coronan la atalaya. Este museo está abierto todos los días de 10:00 a 16:00. Cierra el 25 de diciembre y el 1 y el 6 de enero. El precio de la entrada es de 3 euros para los visitantes. Cerca del museo, además, está el volcán Guanapay que, perfectamente, puede ser el fin de la excursión.