10 calas imprescindibles

10 calas imprescindibles para visitar

España tiene casi 6.000 kilómetros de costa que guardan rincones sorprendentes para los visitantes. Reunimos en estas líneas una selección de recomendaciones de calas para visitar durante las vacaciones. Por supuesto, no son todas las opciones a nuestra disposición. Pero se trata de 10 rincones costeros con encanto único.

1. Calas del Pino (Nerja, Málaga).

calas-del-pino

A 6 km del municipio de Nerja (Málaga), el acceso a este arenal no es sencillo. Hay que recorrer unos 200 metros por un sendero empinado hasta llegar a la cala. No obstante, ese pequeño esfuerzo se ve recompensado por la belleza del lugar y por el hecho de que la ocupación es baja incluso en temporada alta. El agua es cristalina y no hay rastro de edificaciones en los alrededores.

2. Cala del Aceite (Conil de la Frontera, Cádiz).

cala-del-aceite

Esta cala está situada muy cerca del puerto pesquero de Conil de la Frontera y es una de las calas más grandes de este municipio gaditano. Está orientada al sur y eso hace que el viento no levante tanta arena como en otras playas de la zona. Se accede al arenal a través de unas escaleras y hay que dejar los coches en lo alto del acantilado.

3. Gulpiyuri (Asturias).

gulpiyuri

Entre Llanes y Ribadesella se esconde una playa diminuta absolutamente única. Es la playa de Gulpiyuri, un arenal pequeñito, de solo unos 50 metros de longitud, y… ¡sin horizonte! El mar llega a ella bajo tierra y pasando por la zona de las rocas recorridas por los túneles por los que accede el agua se escucha el ruido del agua al pasar a presión. La pequeña localidad de Naves es la más cercana, solo es accesible a pie utilizando un camino de tierra y no cuenta con ningún tipo de servicios. En temporada alta suele llenarse, pero el resto del año es un lugar muy tranquilo y casi solitario.

4.  Cala Salada (Ibiza. Baleares).

cala-salada

Situada a 4 kilómetros Sant Antoni de Portmany, en la costa norte de Ibiza, se puede encontrar Cala Salada, un bello paraje de roca, arena y pinos. Es de fácil acceso, con servicio de duchas, y cuenta con aguas de un cristalino color turquesa y un arenal de arena fina de 100 metros de longitud. De junio a septiembre se restringe el acceso de vehículos privados, pero se puede llegar en autobús o en barco. Muy cerquita está Cala Saladeta a la que solo se puede llegar a pie, utilizando unas rústicas escaleras, y donde, eso sí, no hay ningún tipo de servicios.

5.  Playa del Juncal (Agaete, Gran Canaria).

playa-del-juncal

Esta cala está ubicada en un entorno natural muy bien conservado, junto en la desembocadura del Barranco del Juncal. El acceso nos exige un pequeño esfuerzo, pero la belleza del paisaje hace que valga la pena. Playa salvaje y un fondo marino que invita a sumergirse.

6. «Cala Estreta» (Palamós, Girona).

cala-estreta

Una cala muy apreciada por su valor paisajístico es Cala Estreta. Está cerca de Palamós y se llega a ella desde la playa de Es Castell en un paseo de unos 30 minutos por un camino muy plano. Es un entorno totalmente natural, no cuenta con ningún tipo de servicio. Hace honor a su nombre ya que es un arenal estrecho de unos 100 metros de longitud y tiene una peculiaridad muy interesante: está dividida por un saliente de roca denominado ‘la roja’. En la parte izquierda de la cala se puede ver un islote de rocas semisumergido que, por su forma, recibe el nombre de ‘el drac adormit’ (el dragón dormido).

7. ‘Cala de l’Illot’ (L’Ametlla de Mar. Tarragona).

cala-de-lillot

Para muchos, esta es la mejor cala virgen del sur de Tarragona y una de las mejores playas de la provincia. Se trata de un pequeño paraíso escondido, que debe su nombre a una inmensa roca situada a 4 km del municipio de L’Ametlla de Mar. Aguas cristalinas en un entorno natural precioso y en un arenal de dimensiones reducidas.

8. La Granadella (Jávea, Alicante).

la-granadella

Se llega a la playa de La Granadella desde la carretera que lleva al Cabo de la Nao y a través del parque forestal del mismo nombre. Se trata de una cala rústica con un arenal de unos 160 metros de longitud. Está muy resguardada y quienes la han visitado y practicado en ella ‘snorkel’ o submarinismo destacan la belleza de sus fondos marinos y la transparencia de sus aguas. Cuenta con todo tipo de servicios incluida la vigilancia y el salvamento marítimo del 15 de junio al 15 de septiembre de 11:00 AM a 19:00 PM.

9. Cala del Pinar (Vinaroz, Castellón).

cala-del-pinar

Debe su nombre al bosque de pino mediterráneo que caracteriza esta zona del litoral. Situada al norte de la localidad de Vinaroz, este arenal de fácil acceso a través de unas escaleras cuenta con unas inmensas rocas que le dan personalidad. Las aguas son cristalinas y los fondos marinos tienen mucha vida, por lo que es un lugar habitual para la práctica del submarinismo.

10. Cala Hawai (Pontedeume, La Coruña).

cala-hawai
cala-hawai

Conocida popularmente en la zona como cala Hawai, su nombre ‘oficial’ es el de playa de Centroña, que es el arenal que está justo al lado. Rodeada de vegetación, esta cala coruñesa tiene un oleaje moderado. Un espacio singular que merece una visita para ver en primera persona que tiene en común con la Hawai del Pacífico.