¿Desde cuándo se enseñan tarjetas en los partidos de fútbol?

29 Agosto, 2017

¿Desde cuándo se enseñan tarjetas en los partidos de fútbol?


En el fútbol actual nos hemos acostumbrado a ver con absoluta normalidad como el árbitro utiliza las tarjetas amarilla y roja como una herramienta más para hacer su trabajo. Pero este elemento que ahora consideramos rutinario fue una gran innovación a principios de los años 70. Hasta ese momento, el árbitro tenía la capacidad de amonestar verbalmente a los jugadores que se excedían y vulneraban alguna de las reglas del fútbol. La advertencia no tenía consecuencias directas, pero sí existía la posibilidad de expulsar a un jugador por diversas causas descritas en el reglamento.

El hecho que motivó el cambio de la normativa y la instauración de las tarjetas ocurrió en el Mundial de 1966, disputado en Inglaterra. Se jugaban los cuartos de final entre las selecciones de Inglaterra y de Argentina. Durante el partido, el árbitro Rudolf Kreitlein amonestó a los ingleses Jackie y Bobby Charlton, pero lo hizo de manera discreta y casi nadie se percató, ni en las gradas ni en el terreno de juego. El seleccionador inglés se enteró por los periodistas y formuló una queja.

Hubo polémica y debate hasta que el conocido árbitro inglés Ken Aston descubrió la solución un día que circulaba con su coche por la zona de Kensington High. Aston se fijó en un semáforo y pensó que podría aplicar al fútbol un código cromático parecido. Si un jugador era advertido, se le enseñaría una tarjeta amarilla o naranja. Cuando fuera expulsado, se le mostraría una de color rojo.

Aston fue nombrado miembro de la Comisión de Árbitros de la FIFA, organismo ante el que expuso su idea. Fue aprobada y se puso en práctica durante el Mundial de México de 1970. El primer jugador que vio una tarjeta amarilla fue el soviético Kakhi Asatiani, en el partido inaugural del citado Mundial, entre México y la URSS. Curiosamente, la Federación Española de Fútbol aplicó la nueva normativa a su manera y decidió que en vez de tarjetas amarillas, iba a usar tarjetas blancas. Y así fue hasta mediados de los años 70, cuando por fin el fútbol español rectificó y adoptó el color amarillo para las tarjetas de amonestación.


Ventajas relacionadas