Cómo tomar el sol sin riesgos

17 Julio, 2017

Cómo tomar el sol sin riesgos


Desde que fuimos conscientes del agujero en la capa de ozono, lo cierto es que tomar el sol ya no ha vuelto a ser lo mismo. Con todo, pocos son lo que se resisten a lucir un atractivo bronceado. Una costumbre que puede hasta resultar saludable siempre que actuemos con criterio y responsabilidad. Lo primero es la salud y para ello hay que estar bien informados. Siguiendo estos consejos podrás disfrutar de un baño de sol sin comprometer tu salud.

1. Mantener la piel bien hidratada cada día y exfoliar todo el cuerpo cada semana. La hidratación de la piel con una crema hidratante corporal favorece el bronceado uniforme y saludable. Si semanalmente se eliminan las células muertas con una exfoliación para aplicar a continuación la capa diaria de hidratante cada baño de sol será menos agresivo para la piel.

2. La loción protectora media hora antes del baño solar. Siempre, antes de cada sesión solar se ha de aplicar la loción protectora. No es seguro esperar a hacerlo cuando ya se está a punto de tumbarse en la toalla. Lo recomendado por los dermatólogos es hacerlo entre 30 y 45 minutos antes de empezar. Es fundamental no dejar huecos sin crema. La nuca y los pies ¡también necesitan protección! Con frecuencia son olvidados.

3. El factor adecuado a cada tipo de piel. Lo importante es la salud de la piel y cada fototipo tiene un factor indicado. Las pieles más claras han de recibir un factor 50 y las aceitunadas un factor 30. Las pieles más oscuras necesitarán un factor 15. Utilizar el factor adecuado evitará el enrojecimiento de la piel y las dolorosas quemaduras.

4. Protector, con frecuencia. Conviene aplicar una nueva capa de protector solas cada 50 minutos en el caso de utilizar un factor 50 y con más frecuencia cuando se utiliza un factor más bajo. Y, por supuesto, se recomienda aplicar una nueva capa de protector después del baño.

5. El rostro precisa de una atención específica. Un protector solar específico para el rostro adecuado para tipo de piel es un método para prevenir el envejecimiento facial y las manchas.

6. Cuidado con el tiempo. El tiempo que se pasa al sol tiene que ser progresivo. El primer día no debería exceder de unos 15 minutos e ir aumentando en 10 minutos en los días sucesivos.

7. Evitar las horas de sol fuerte. Entre las 12:00 del mediodía y las 17:00 horas no conviene exponerse a los rayos directos del sol. Es muy recomendable contar con una sombra así que contar con una sombrilla propia siempre es una muy buena idea.

8. ‘After sun’ para cuerpo y rostro después de la ducha. En casa, tras la ducha postsolar, siempre, sin excepciones, aplicar una generosa capa de crema ‘after sun’. En el cuerpo y en el rostro. Cada zona cuenta con un tipo específico de crema para recuperarse tras el baño solar.

Ventajas relacionadas